Cine (1-2016): Los límites de la representación

Los límites de la representación

 

«No hace mucho me sorprendí a mí mismo con una sensación increíble: estaba hojeando un libro sobre Hitler y al ver algunas de las fotografías me emocioné: me habían recordado el tiempo de mi infancia; la viví durante la guerra; algunos de mis parientes murieron en los campos de concentración de Hitler; pero ¿qué era su muerte en comparación con el hecho de que las fotografías de Hitler me habían recordado un tiempo pasado de mi vida, un tiempo que no volverá?»

Milan Kundera. La insoportable levedad del ser, 1984

«Obsérvese, sin embargo, en Kapò el plano en el que Riva se suicida abalanzándose sobre la alambrada eléctrica. Aquel que decide, en ese momento, hacer un travelling de aproximación para reencuadrar el cadáver en contrapicado, poniendo cuidado de inscribir exactamente la mano alzada en un ángulo de su encuadre final, ese individuo sólo merece el más profundo desprecio» 

Jacques Rivette. De la abyección, en Cahiers du Cinema 120, 1961

¿Puede el cine o, digamos para abarcar más, el medio audiovisual, mostrarlo todo? De no ser así, ¿qué es aquello que no puede mostrar? Esta pregunta es muy amplia, pero en las últimas décadas ha habido mucha polémica en relación con un tema en concreto: la representación de los horrores sucedidos durante la Segunda guerra mundial y, muy en concreto, el holocausto judío y, en menor medida, las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki.

Hemos visto repetidamente la cuestión de los judíos en los campos de concentración, hasta insensibilizarnos, hasta sentir que conocemos todo al respecto. Algunas películas como el film Sobibór, 14 octobre 1943, 16 heures (C. Lanzmann, 2001) se replantea lo cierto de la visión más reiterada. También, ya desde la ficción, Quentin Tarantino hace lo propio en Inglorious Basterds (2009).

En este debate nos gustaría, entre otras posibles líneas de debate, replantearnos si es ajustado a la realidad una serie de tópicos del cine «de campos de concentración», que parece que se han hecho ciertos tan solo de haberlo visto una y mil veces en películas y telefilmes.

Posibles líneas de debate

 –¿Hay algo que el cine y la televisión no debería mostrar? ¿E internet?

-¿La repetición de tópicos sobre el cine de la Segunda Guerra Mundial nos ha llevado a una serie de lugares comunes que vuelven perezosa nuestra conciencia?

-¿Se puede aplicar lo dicho a conflictos más recientes como el de Siria?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s