Poesía (4-2016): Ser poesía: primero, poesía; después, revolución

Ser poesía: primero, poesía; después, revolución

 

Un día decidí no pisar los milagros

Francisco Javier Irazoki

Los poetas que escriben con talento me han enseñado la técnica, el idioma selecto, la historia de la literatura. Pero existen poetas que no se expresan con la escritura. Yo he aprendido gracias al regalo de sus gestos sutiles. No soy obediente a los tópicos, sino que reconozco mi deuda a seres anónimos cuyas vidas me han guiado. Esas personas desconocían los sonetos de Shakespeare, pero han sido mis faros poéticos

Francisco Javier Irazoki

 

La gente se ríe cuando lo digo pero hablo en serio. No miento. El caso es que no veo otra salida. Es el único camino. Yo, al menos, no conozco otro. Es la única manera que he encontrado. Se llama poesía. Sí, poesía. Así, en grandes letras minúsculas. Ante la mentira, poesía. Ante la sombra, poesía. Ante el engaño, poesía. Poesía. Poesía. Poesía. La verdad frágil. La duda innegable. Las pupilas desnudas que descubren todo por primera vez a cada segundo. El alambique que destila la vida. Poesía para empezar, para poder continuar, para jugar una partida nueva desde la casilla de salida. Porque solo empezando desde el principio se puede llegar hasta el final.

 

Posibles líneas de debate 

-¿La poesía es tan solo una teoría sobre la vida?

-¿Puede trascender lo poético el papel?

-¿Debemos llevar lo poético a nuestra vida? ¿Podemos?

-¿Es necesario vivir poéticamente para escribir poesía?

-¿Qué significa vivir una vida de poeta?

Advertisements

Poesía (3-2016): Leer poesía: saber descifrar el reflejo del espejo

Leer poesía: saber descifrar el reflejo del espejo

 

El principio clave para enseñar la poesía es la participación. No se puede enseñar a los adolescentes, a los adultos, ni a nadie, a menos que participen en lo que están leyendo y escuchando. Esto significa que la poesía debe tener pleno conocimiento de su cultura, sus antecedentes, sus historias o anti-historias. No se debería enseñar como un canon opresivo de grandes declaraciones, sino como algo en que pueden participar y que incluso se pueden apropiar

Eavan Boland

 

Un poemario es un libro que en vez de páginas tiene espejos. Es un libro que interroga, que lanza dudas concretas y certezas volubles. Es un libro que cambia, que nunca es el mismo porque nunca son los mismos los ojos que lo leen, las manos que lo abren. Por eso cada vez leemos menos poesía. Por eso la poesía hay que buscarla para encontrarla en cualquier librería. Por eso la poesía ya no influye en las personas, no deja rastro una vez leída. Nos han enseñado la poesía pero no nos han enseñado a leer poesía. No es necesario que los estudiantes se sepan de memoria los versos de un Bécquer enamorado. Es necesario que sepan qué sentía Bécquer en sus entrañas para escribir esos versos y cómo lo expresa. En ese momento nos acercaremos a la poesía. 

 

Posibles líneas de debate

-¿Sabemos leer poesía?

-¿Nos enseñan a leer poesía?

-¿Se puede aprender a leer poesía?

-¿Es una lectura cuestionada?

Poesía (2-2016): Escuchar poesía: canción y poema, el caso Brassens

Escuchar poesía: canción y poema, el caso Brassens

 

Mis melodías dependen, siempre, de las letras

Georges Brassens

La poesía huye, a veces, de los libros para anidar extramuros, en la calle, en el silencio, en los sueños, en la piel, en los escombros, incluso en la basura

Joaquín Sabina

 

Georges Brassens es un cantautor francés que consiguió la cuadratura del círculo. Sus canciones alcanzaron una popularidad tan alta como la crítica positiva de las mismas. Vendió millones de discos y consiguió el Premio Nacional de Poesía en 1967, por sus canciones. En el 35 aniversario de su muerte, Brassens nos pone en bandeja un debate abierto no sin contradicciones. El propio Brassens jamás se llamó poeta pero (casi) nadie dudó en tratarlo como tal. Hoy en día, canción y poema parecen caminos paralelos que raramente se tocan. O quizás no. 

 

Posibles líneas de debate

-¿La canción es poesía? ¿Siempre? ¿Cuándo es o no poesía una canción?

-¿La popularidad quita valor poético a las canciones?

-¿Se pueden conseguir las dos cosas?

-¿Cuál fue el secreto de Georges Brassens?

-¿La canción es un arte menor que la poesía?

Poesía (1-2016): Escribir poesía: intimidad y exhibición, un proceso creativo

Escribir poesía: intimidad y exhibición, un proceso creativo

 

BOTELLA AL MAR 

El mar es un azar
Vicente Huidobro

Pongo estos seis versos en mi botella al mar
con el secreto designio de que algún día
llegue a una playa casi desierta
y un niño la encuentre y la destape
y en lugar de versos extraiga piedritas
y socorros y alertas y caracoles

Mario Benedetti 

 

El impulso que nos mueve a escribir poesía es considerado en muchas ocasiones como una energía especial. Tan especial como difícil de explicar. Intimidad y exhibición en estado puro. De qué forma un escritor decide usar un lenguaje poético para expresarse y mostrarse a la sociedad. Del espacio más privado de la escritura hasta la plaza más concurrida de personas. Es posible que la intimidad se resienta al salir a la luz pública, o que se refuerce ante la lectura infinita. Descifrar ese proceso resulta apasionante y difícil. Por eso la poesía.

 

Posibles líneas de debate

-¿Cómo se empieza a escribir poesía?

-¿Dónde termina lo íntimo y empieza lo público?

-¿Debería quedarse la poesía en lo íntimo?

-¿Por qué escribir poesía?

-¿Qué busca el escritor de poesía?

Poesía (3-2015): Tendencias de la poesía española actual: poesía de la experiencia, poesía de la diferencia, poesía experimental

Tendencias de la poesía española actual: poesía de la experiencia, poesía de la diferencia, poesía experimental

 

«Romper la identificación con la sensibilidad que hemos heredado significa también participar en el intento de construir una sentimentalidad distinta, libre de prejuicios, exterior a la disciplina burguesa de la vida»

Luis García Montero, La otra sentimentalidad

«El poeta experimental –si es que aún le podemos llamar así– inicia su trabajo de creación y tergiversación, reescribiendo el mundo y haciendo una continua “experiencia” de los límites»

Fernando Millán y Jesús García Sánchez, De la poesía experimental a la escritura en libertad

 

A lo largo de estas sesiones se pretende ir enlazando unos temas con otros. En primer lugar se presenta el ritmo como un elemento todavía original; en segundo lugar, retomando estas disquisiciones, se piensa en el modo y los motivos de antologizar y canonizar autores en un literatura siempre a posteriori. En última instancia, recuperando aspectos comentados en las anteriores, se reflexiona sobre un ejemplo práctico: el de las últimas tendencias de la poesía española actual.

Aunque el número de críticos y de estudios se haya convertido en una lista difícil de abarcar completamente, existen, sin duda, algunas clasificaciones en las que parecen ponerse de acuerdo todos –aunque sea con matices denominativos, ya que resulta, cuando menos, discutible, hablar de nuevas sentimentalidades, reivindicar una poesía novedosa con el nombre de experiencia o emplear conceptos filosóficos complejos como diferencia a modo de cajón de sastre para poetas diametralmente alejados. Además de debatir sobre estas cuestiones y de tratar de conocer y de criticar, entre todos, los poetas canónicos de nuestros días, incluidos algunos jovencísimos poetas de ascensión fulgurante, nos plantearemos por qué en estos círculos se sigue reivindicando la originalidad, la libertad, el aperturismo y, sin embargo, la poesía experimental continúa marginada no solo en las antologías de las editoriales prestigiosas, sino en la realidad literaria española.

 

Posibles líneas de debate

¿Qué es la poesía de la experiencia y qué poetas se acogen a esta denominación? ¿Experiencia es un concepto nuevo para la poesía? ¿Existe una sentimentalidad burguesa?

¿Qué es la poesía de la diferencia? ¿Es el concepto de diferencia un cajón de sastre? ¿Qué es la poesía del silencio?

¿De qué otras tendencias (menores) se suele hablar para la poesía de las últimas décadas?

¿Se pueden considerar alguna tendencia mayoritaria en la poesía actual? ¿Y según el contexto: mundo de los recitales madrileños, editoriales independientes versus editoriales consagradas, poetas que no publican…?

¿Por qué la poesía experimental se suele quedar fuera de la mayor parte de las antologías de poesía actual?

Textos

«El mito más reciente, que proviene de una concepción postpsicológica de la conciencia, (…) el arte debe orientarse hacia el antiarte, hacia la eliminación del “sujeto” (el “objeto”, la “imagen”), hacia la sustitución de la intención por el azar, y hacia la búsqueda del silencio»

Susan Sontag, Estilos radicales.

«La elección del silencio por quienes mejor pueden hablar es, me parece, históricamente reciente»

George Steiner, Lenguaje y Silencio.

Poesía (2-2015): Antológicos y canónicos. Mercado literario y/o verdad estética

Antológicos y canónicos. Mercado literario y/o verdad estética

 

«La verdadera utilidad de Shakespeare o de Cervantes, de Homero o de Dante, de Chaucer o de Rabelais, consiste en contribuir al crecimiento de nuestro yo interior. Leer a fondo el canon no nos hará mejores o peores personas, ciudadanos más útiles o más dañinos. (…) Poseemos el canon porque somos mortales y nuestro tiempo es limitado»

Harold Bloom, El canon occidental

 

El número de antologías, de historias de la literatura y de guías de los grandes autores que todo el mundo debería leer se ha multiplicado exponencialmente en el siglo XX, hasta desbordar la bibliografía de las últimas décadas. La literatura está al alcance de la mano –y aun de la tecla– como un producto ya resuelto al que accedemos muchas veces pasivamente. Basta con acercarse a una tienda, fiarse de un título –a veces de un nombre–, depositar una cantidad de intercambio simbólico y empezar a leer en el metro los dos o tres primeros poemas o las líneas iniciales de la introducción del libro, sin poner en cuestión todo el trabajo y el posible aparato ideológico que hay detrás de esa recolecta lingüística que tenemos en nuestras manos.

Por un lado, contamos con las advertencias que la crítica –especialmente de carácter socialista o de los Estudios Culturales– han llevado a cabo sobre la imposible inocencia de nuestras acciones literarias –ya sea confeccionado antologías o editando, ya sea participando en recitales y formando cenáculos literarios, ya sea comprando un libro– y la inclusión en un sistema absorbente denominado campo literario, del que nada escapa. Por otro lado, cierta crítica neorromántica reacciona defendiendo y recuperando los valores estéticos y humanizadores que las artes y, en concreto, los considerados, histórica e intersubjetivamente, genios, pueden aportar siempre al ser humano. A lo mejor es tan grave imponer a Shakespeare o Cervantes en la escuela o en las librerías como imponerse en forma de grupo poético, a través de manifiestos y etcéteras, en el campo literario español. ¿Por qué? ¿Para qué? El debate está servido.

Posibles líneas de debate

¿Tenemos libertad para elegir lo que queremos leer o la literatura siempre nos viene dada?

¿La historia de la literatura es la que aparece en las Historias de la literatura? ¿La historia de la literatura la construyen los poetas, los críticos o los lectores?

¿Son inocentes los poetas que participan en recitales? ¿O al (auto)promocionarse participan del mercado literario? ¿Al preferir poco, pero bueno, estamos siendo puristas o éticos?

¿El tiempo siempre pone las cosas en su sitio? Si bien es necesario para la elaboración de un mapa literario, ¿existe realmente una altura estética, un posible canon de autores con valores para la humanidad o todo se decide, no se sabe dónde, etnocéntricamente?

 

Textos

«El productor del valor de la obra no es el artista sino el campo de producción como universo de creencia que produce el valor de la obra de arte como fetiche al producir la creencia en el poder creador del artista»

Pierre Bordieu, Las reglas del arte. Génesis y estructura del campo literario.

«El personaje silencioso que presta su atención, su tiempo, sus conocimientos y su palabra al texto –antologado o traducido– hace notar su presencia, o se cree en la necesidad de hacerla notar, mediante una explicación. En realidad, la palabra y las ideas literarias del antólogo, sobre todo éstas, ya están en su selección»

José Francisco Ruiz Casanova, Antología Cátedra de Poesía de las Letras Hispánicas.

«Por primera vez en la historia universal, la reproductibilidad técnica emancipa a la obra artística de su existencia parasitaria en un ritual. (…) En lugar de su fundamentación en un ritual aparece su fundamentación en una praxis distinta, a saber en la política»

Walter Benjamin, «La obra de arte en la época de la reproductibilidad técnica».

«[Incluso] las obras de arte puras, que niegan el carácter de mercancía de la sociedad ya por el solo hecho de seguir su propia ley, han sido siempre al mismo tiempo también mercancías»

Max Horkheimer y Theodor Adorno, La industria cultural. Iluminismo como mistificación de masas.

Poesía (1-2015): Ritmando acciones (aún)

Ritmando acciones (aún)

«La frase poética es tiempo vivo, concreto: es ritmo, tiempo original, perpetuamente recreándose»

Octavio Paz, El arco y la lira

«Ama tu ritmo y ritma tus acciones»

Rubén Darío, Prosas profanas

Resulta necesario preguntarse qué ha sucedido en el último siglo y medio para que el componente rítmico de la poesía haya sido rechazado e incluso denostado por un gran número de poetas. Más, si cabe, porque en muchos de los mitos la poesía nace a la par o es hija de la música, disciplina artística que, si bien ha tenido sus propios desarrollos radicales, hasta cierto punto arrítmicos, como el dodecafonismo u otros experimentos vanguardistas, conserva por regla general el establecimiento de un mapa rítmico, denominado partitura.

En esta tertulia quisiéramos reflexionar sobre las razones que han llevado a esta situación en la cual todo poema con un tempo acentual más o menos regular es sentido por muchos como anticuado, y tratar de poner sobre la mesa la ineludible actualidad del ritmo, incluso en los versolibristas más radicales de la vanguardia, o en algunos jóvenes transgresores de nuestros días. Pues, para muchos otros, el ritmo supone el corazón neurálgico del verso, el único impulso inicial, el medio, junto con la imagen, para trascender la realidad hasta poder entroncar la poesía, pitagóricamente, con el cosmos, o, simplemente, la prueba de fuego para poder llegar a escribir un buen verso libre (y la prueba son Mallarmé, Pessoa o Juan Ramón Jiménez).

Posibles líneas de debate

¿Constituye el ritmo el origen de la poesía? ¿Fue antes la poesía o la música?

¿Por qué hay quien piensa que el verso libre no tiene ritmo?

¿Por qué los textos con un ritmo regular los siente envejecidos un lector actual?

¿Ha dejado de ser el ritmo el núcleo de la creación en la poesía contemporánea? ¿Son los mejores versolibristas primeramente poetas regulares?

¿Puede haber ritmo en la poesía experimental?

Textos

«El salto anárquico de la alegría se convierte en danza; los gestos desordenados, en graciosa mímica, llena de armonía; se despliegan los confusos sonidos de la sensación, empiezan a obedecer al compás y se inclinan al canto»

C. F. Schiller, Carta XXVII, Cartas sobre la educación estética del hombre.

«¿Quién de nosotros no ha soñado, en sus días ambiciosos, con el milagro de una prosa poética, musical, sin ritmo ni rima, lo suficientemente flexible y dura como para adaptarse a los movimientos líricos del alma, a las ondulaciones del ensueño y a los sobresaltos de la conciencia?»

Charles Baudelaire, Pequeños poemas en prosa.

Poesía (5): Las mil caras del yo

Las mil caras del yo

Reflexiones sobre la poesía fragmentaria

“Hay que ponerle pruebas al infinito,

para ver si resiste”.

-Roberto Juarroz

“A veces, mi vida abría los ojos en la oscuridad.

Una sensación como de multitudes ciegas e inquietas,

que pasan por las calles camino de un milagro,

mientras yo, invisible, permanecía inmóvil”.

-Tomas Tranströmer

Siempre han existido muchas caras, muchas máscaras, múltiples perspectivas. Hoy en día, con la globalización y la internet, estas multiplicidades se han hecho más sencillas, más obvias, más comunes. El tema del doble tiene una larga tradición literaria, pero hoy en día solo un doble nos parece poco.

Nos desdoblamos constantemente no solo al escribir literatura sino al tomar nuestro teléfono móvil, al relacionarnos. La escritura de nuestro tiempo parece ser fragmentaria, ecléctica, tomando de muchos lugares cuestiones diferentes y permitiéndose no tener que buscar una sola voz sino la infinita variedad de múltiples rostros superficiales que, quizás, solo son fragmentos.

Posibles líneas de debate:

¿Realmente hemos trascendido la identidad doble hacia una identidad múltiple, hacia una actitud polifacética cotidiana?

¿Cómo vemos los heterónimos y qué plantean estos en el discurso de muchos escritores, como por ejemplo Pessoa?

¿De qué habla una poesía de mil caras? ¿Sigue siendo pertinente el yo? ¿Nosotros, vosotros, ellos?

Aceptamos el eclecticismo como absoluta señal de nuestros tiempos. ¿Sabemos algo, lo sabemos todo, no sabemos nada?

¿Existe algo debajo de tantas caras y máscaras con las que plasmamos nuestra fragmentariedad literaria, sigue habiendo una voz predominante, un hilo conductor, un estilo definido o definible?

Textos:

“La literatura moderna, en gran medida, se dedica a una observación atrevida y abierta de las figuraciones enfermamente rotas que abundan frente a nosotros, alrededor de nosotros, y dentro.”

“Para devolver la vida a las imágenes, uno debe buscar, no aplicaciones interesantes en asuntos modernos, sino pistas iluminadoras del pasado inspirado. Cuando estas se encuentran, vastas áreas de una iconografía medio muerta revelan nuevamente su permanente sentido humano.”

Campbell, Joseph. El héroe de las mil caras.

“El tema del doble está íntimamente ligado con una teoría semántica que, en mi opinión, proporciona un marco de trabajo sumamente estimulante para el estudio de la ficción: la semántica de los mundos posibles. El tema del doble debió de haber sido inventado por una mente kripkeana, ya que expresa la idea básica del modelo de los mundos posibles: cuando pensamos o hablamos sobre un individuo, no lo hacemos únicamente sobre su existencia real, sino también sobre todas las posibles trayectorias de vida que él o ella podría seguir o que pudiese haber seguido. La semántica de los mundos posibles es una teoría de razonamiento e imaginación que asigna innumerables dobles a cada individuo.”

Molina Foix, Juan Antonio. Alter ego. Cuentos de dobles (Antologia).

Poesía (4): ¿Qué es poesía, dices? La escritura que se queda sin palabras

¿Qué es poesía, dices?

La escritura que se queda sin palabras


¿Qué es poesía?, dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul.

¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?

Poesía… eres tú.”

-Gustavo Adolfo Bécquer

Con diez cañones por banda,

viento en popa a toda vela,

no corta el mar, sino vuela

un velero bergantín.”

-José de Espronceda

Parece que la poesía pierde terreno a cada momento. En cualquier ocasión pensamos que cada vez menos cosas pueden considerarse poesía, o lo contrario: que todo puede serlo.

La opinión general sobre lo que puede considerarse un poema suele ser acotada, sucinta, adscrita a un período histórico o a un escritor (o cantautor) que se ve como poeta.

¿Bukowski es poesía? ¿Bécquer es poesía? ¿Homero es poesía? El verso ya no categoriza a un texto como poético, ni la rima, ni otros aspectos que han cambiado con el tiempo. ¿Qué es lo poético? Indaguemos y debatamos sobre por qué lo poético es, aparentemente, tan difícil de asir y tan fácil de despreciar.

Posibles líneas de debate:

La figura del poeta romántico y la poesía romántica como modelo a seguir.

La figura del poeta borracho, la influencia del maldito y del poeta americano.

El verso y la prosa, la rima, la métrica y el abandono de todo.

La inasible y etérea cualidad de lo poético en el lenguaje.

La escritura social, política y comprometida; la escritura inmediata; la escritura que toma tiempo.

Textos:

“Pregunta usted si sus versos son buenos. Me lo pregunta a mí. Antes se lo ha preguntado a otros. Los envía a las revistas. Los compara con otros poemas, y se inquieta cuando en ciertas redacciones rechazan sus ensayos. Ahora (ya que usted me ha permitido aconsejarle), le ruego que abandone todo eso.”

Rilke, Rainer María. Cartas a un joven poeta. Primera carta.

“El poeta no se afana para que de las cosas que hay, unas sean, y otras no lleguen a este privilegio, sino que trabaja para que todo lo que hay y lo que no hay, llegue a ser. El poeta no teme a la nada. (…) El poeta es, sí, inmoral.”

Zambrano, María. Filosofía y poesía.

Poesía (3): ¿cómo se puede escribir poesía hoy?

¿Cómo se puede escribir poesía hoy?

Rastros y señas de la escritura en nuestros tiempos

“No es posible escribir sin miedo, no basta tener una conciencia tranquila y una habilidad en el manejo perfecto de la lengua”

-Juan Carlos Santaella

“Yo adolezco de una generación ilustre; amo el dolor, la belleza, la crueldad”

-José Antonio Ramos Sucre

Leemos a escritores de otros tiempos, leemos una extensa tradición y en ella nos fundamos para escribir las palabras de nuestros días, pero también hemos de escribir sobre nuestra contemporaneidad, con rasgos particulares que señalen nuestro tiempo, aunque contengan en sí mismos aspectos atemporales. Más allá de la posmodernidad, ¿Cómo se escribe en nuestros días? ¿Qué características le dan forma a la escritura actual? ¿Cómo serán los poemas que sean publicados en unos años? ¿Qué dirá el tiempo sobre las primeras décadas del siglo XXI, qué dirán ellas sobre sí mismas?

Posibles líneas de debate:

¿Cómo tienden a ser la estructura, el ritmo y las imágenes contemporáneamente? ¿Por qué?

¿Existe algo similar a una generación conformándose hoy en día en España? ¿En otros lugares?

¿Cuáles son las diversas líneas de escritura que siguen los poetas jóvenes y viejos publicados recientemente?

¿Se ha perdido el miedo de publicar, de escribir, de compartir, o hay una conciencia de lo que se escribe?

¿Cuáles son los temas sobre los que podría o debería escribir la poesía contemporánea? ¿De qué maneras?