Poesía (2-2016): Escuchar poesía: canción y poema, el caso Brassens

Escuchar poesía: canción y poema, el caso Brassens

 

Mis melodías dependen, siempre, de las letras

Georges Brassens

La poesía huye, a veces, de los libros para anidar extramuros, en la calle, en el silencio, en los sueños, en la piel, en los escombros, incluso en la basura

Joaquín Sabina

 

Georges Brassens es un cantautor francés que consiguió la cuadratura del círculo. Sus canciones alcanzaron una popularidad tan alta como la crítica positiva de las mismas. Vendió millones de discos y consiguió el Premio Nacional de Poesía en 1967, por sus canciones. En el 35 aniversario de su muerte, Brassens nos pone en bandeja un debate abierto no sin contradicciones. El propio Brassens jamás se llamó poeta pero (casi) nadie dudó en tratarlo como tal. Hoy en día, canción y poema parecen caminos paralelos que raramente se tocan. O quizás no. 

 

Posibles líneas de debate

-¿La canción es poesía? ¿Siempre? ¿Cuándo es o no poesía una canción?

-¿La popularidad quita valor poético a las canciones?

-¿Se pueden conseguir las dos cosas?

-¿Cuál fue el secreto de Georges Brassens?

-¿La canción es un arte menor que la poesía?

Advertisements

Narrativa (3-2016): Posmodernidad y narrativa: la literatura como consciencia de sus límites

Posmodernidad y narrativa: la literatura como consciencia de sus límites

 

“I would like to begin by arguing that, for me, postmodernism is a contradictory phenomenon, one that uses and abuses, installs and the subverts, the very concepts it challenges — be it in architecture, literature, painting, sculpture, film, video, dance, TV, music, philosophy”

[Me gustaría comenzar argumentando que, para mí, la posmodernidad es un fenómeno contradictorio, uno que usa y abusa, instala y subvierte, los mismos conceptos que cuestiona —sea en arquitectura, literatura, pintura, escultura, cine, vídeo, danza, TV, música, filosofía]

Linda Hutcheon

 

El término posmodernidad tiene tiempo incrustado en nuestro vocabulario, sobre todo cuando hablamos de cultura y arte. Sin embargo, para muchos, sigue resultando sospechosos, sobre todo porque a veces parece una muletilla para justificar cualquier propuesta estética. En este sentido, nunca está mal volver sobre el concepto, preguntarnos a qué nos referimos cuando lo utilizamos y hasta qué punto se puede hablar, en este caso, de una narrativa propiamente posmoderna. 

 

Posibles líneas de debate

-Definir qué es la modernidad y revisar las posturas que existen frente a este término.

-¿Se puede hablar de una narrativa propiamente posmoderna? ¿Cuáles podrían ser sus características?

-¿Qué narrativa contemporánea puede entenderse desde el concepto de posmodernidad?

Narrativa (2-2016): Intermedialidad y novela: el arte como transtextualidad

Intermedialidad y novela: el arte como transtextualidad

«Pero si el arte es un medio peculiar de comunicación, un lenguaje organizado de un modo peculiar […], entonces las obras de arte —es decir, los mensajes en este lenguaje— pueden examinarse en calidad de textos»

Yuri Lotman

 

Es probable que, desde cierto punto de vista, toda novela haga referencia a otros medios distintos al texto escrito. Sin embargo, con la aparición de nuevas tecnologías se ha desarrollado, también, una forma distinta de entender la relación entre los distintos medios de expresión —artísticos o no. En este sentido, los textos artísticos dialogan con medios distintos a los que tradicionalmente estaban asociados. En la novela, esto ocurre de distintas maneras: imitación de ritmos musicales en la prosa, incorporación de fotografías e ilustraciones al texto, inserción de recortes de revistas o periódicos, etc.

Frente a esta situación, surge la pregunta: ¿hasta qué punto podemos flexibilizar la noción de novela, generalmente asociada al texto escrito, para aceptar nuevas formas intermediales? Para ilustrar esta cuestión, podemos usar como ejemplo el problema de la novela gráfica: ¿podemos considerarla una novela, aunque con elementos gráficos, o debe entenderse de manera distinta a la novela tradicional?

 

Posibles líneas de debate 

-La intermedialidad como estrategia artística.

-Incorporación de elementos intermediales y su relación con la novela como texto escrito.

-¿Se puede hablar de una evolución de la novela a través de la intermedialidad y por lo tanto, pensar en una posible «superación» de la novela tradicional?

Poesía (2-2015): Antológicos y canónicos. Mercado literario y/o verdad estética

Antológicos y canónicos. Mercado literario y/o verdad estética

 

«La verdadera utilidad de Shakespeare o de Cervantes, de Homero o de Dante, de Chaucer o de Rabelais, consiste en contribuir al crecimiento de nuestro yo interior. Leer a fondo el canon no nos hará mejores o peores personas, ciudadanos más útiles o más dañinos. (…) Poseemos el canon porque somos mortales y nuestro tiempo es limitado»

Harold Bloom, El canon occidental

 

El número de antologías, de historias de la literatura y de guías de los grandes autores que todo el mundo debería leer se ha multiplicado exponencialmente en el siglo XX, hasta desbordar la bibliografía de las últimas décadas. La literatura está al alcance de la mano –y aun de la tecla– como un producto ya resuelto al que accedemos muchas veces pasivamente. Basta con acercarse a una tienda, fiarse de un título –a veces de un nombre–, depositar una cantidad de intercambio simbólico y empezar a leer en el metro los dos o tres primeros poemas o las líneas iniciales de la introducción del libro, sin poner en cuestión todo el trabajo y el posible aparato ideológico que hay detrás de esa recolecta lingüística que tenemos en nuestras manos.

Por un lado, contamos con las advertencias que la crítica –especialmente de carácter socialista o de los Estudios Culturales– han llevado a cabo sobre la imposible inocencia de nuestras acciones literarias –ya sea confeccionado antologías o editando, ya sea participando en recitales y formando cenáculos literarios, ya sea comprando un libro– y la inclusión en un sistema absorbente denominado campo literario, del que nada escapa. Por otro lado, cierta crítica neorromántica reacciona defendiendo y recuperando los valores estéticos y humanizadores que las artes y, en concreto, los considerados, histórica e intersubjetivamente, genios, pueden aportar siempre al ser humano. A lo mejor es tan grave imponer a Shakespeare o Cervantes en la escuela o en las librerías como imponerse en forma de grupo poético, a través de manifiestos y etcéteras, en el campo literario español. ¿Por qué? ¿Para qué? El debate está servido.

Posibles líneas de debate

¿Tenemos libertad para elegir lo que queremos leer o la literatura siempre nos viene dada?

¿La historia de la literatura es la que aparece en las Historias de la literatura? ¿La historia de la literatura la construyen los poetas, los críticos o los lectores?

¿Son inocentes los poetas que participan en recitales? ¿O al (auto)promocionarse participan del mercado literario? ¿Al preferir poco, pero bueno, estamos siendo puristas o éticos?

¿El tiempo siempre pone las cosas en su sitio? Si bien es necesario para la elaboración de un mapa literario, ¿existe realmente una altura estética, un posible canon de autores con valores para la humanidad o todo se decide, no se sabe dónde, etnocéntricamente?

 

Textos

«El productor del valor de la obra no es el artista sino el campo de producción como universo de creencia que produce el valor de la obra de arte como fetiche al producir la creencia en el poder creador del artista»

Pierre Bordieu, Las reglas del arte. Génesis y estructura del campo literario.

«El personaje silencioso que presta su atención, su tiempo, sus conocimientos y su palabra al texto –antologado o traducido– hace notar su presencia, o se cree en la necesidad de hacerla notar, mediante una explicación. En realidad, la palabra y las ideas literarias del antólogo, sobre todo éstas, ya están en su selección»

José Francisco Ruiz Casanova, Antología Cátedra de Poesía de las Letras Hispánicas.

«Por primera vez en la historia universal, la reproductibilidad técnica emancipa a la obra artística de su existencia parasitaria en un ritual. (…) En lugar de su fundamentación en un ritual aparece su fundamentación en una praxis distinta, a saber en la política»

Walter Benjamin, «La obra de arte en la época de la reproductibilidad técnica».

«[Incluso] las obras de arte puras, que niegan el carácter de mercancía de la sociedad ya por el solo hecho de seguir su propia ley, han sido siempre al mismo tiempo también mercancías»

Max Horkheimer y Theodor Adorno, La industria cultural. Iluminismo como mistificación de masas.

Fotografía (3): ¿Canibalismo fotográfico?

¿Canibalismo fotográfico?

La (re)presentación del “otro” en la práctica fotográfica colonial

 

“La identidad humana no solo no es natural y estable,

sino que es creada e incluso, en ocasiones creada completamente.”

-Edward Said

 

“El más claro ejemplo disponible de tal violencia epistémica,

es el remotamente orquestado, extendido, y heterogéneo proyecto

de constituir el sujeto colonial como Otro.”

-Gayatri Chakravorty Spivak

 

La representación del “Otro” de una manera visual es un asunto muy sensible, debemos ser conscientes del legado cultural que nos ha dejado el colonialismo. ¿Cómo podemos abordar los enfoques alternativos hacia la identidad?. Los actores culturales, ya sean teóricos o reales, son capaces de (re)definir sus ideas y prácticas a la luz de la deconstrucción de la noción de “otredad”. La fotografía desempeñó un papel fundamental al desdibujar las fronteras entre la realidad y su (re)presentación. Hasta qué punto se ha utilizado el medio fotográfico como herramienta de dominación al servicio de la empresa colonialista. ¿Qué derecho poseemos para apuntar con una cámara a (des)conocidos y convertirlos en objetos de contemplación artística?

Posibles líneas de debate:

 

¿Cuál es el papel que ha desempeñado la fotografía como instrumento para el estudio y la categorización del “Otro”?

¿Cómo podemos abordar la problemática de la (re)presentación del “Otro” en la práctica fotográfica?

¿Qué opinas sobre el tratamiento que realizan los fotógrafos documentalistas a sus personajes retratados? ¿Existe una especie de visión polarizada entre la “barbarie” y la “civilización”?

¿Qué hay de cierto en las costumbres y las formas de vida de las poblaciones que son presentadas como inferiores? ¿Cuánto tienen que ver con las (re)presentaciones teatrales?