Narrativa (E-2018): Forma y contenido en la narrativa: ¿cuál es el arte de narrar?

Forma y contenido en la narrativa: ¿cuál es el arte de narrar?

 

La complicada estructura artística, creada con los materiales de la lengua, permite transmitir un volumen de información completamente inaccesible para su transmisión mediante una estructura elemental propiamente lingüística. De aquí se infiere que una información dada (un contenido) no puede existir ni transmitirse al margen de una estructura dada.

Yuri Lotman, La estructura del texto artístico

El debate no tiene nada nuevo y, sin embargo, parece lejos de solucionarse. ¿Qué resulta más importante a la hora de escribir, el contenido o la forma? Dentro del contexto de la narrativa, por lo menos en los géneros tradicionales, cuento o novela, la pregunta adquiere un matiz particular, en tanto que uno de los elementos centrales de estos es contar una historia, narrar. Luego, ¿nos interesamos en una novela por lo que cuenta o por cómo lo cuenta? ¿La tarea del narrador está en la inventiva, en la capacidad de imaginar hechos que no ocurrieron y que, sin embargo, nos revelan algún tipo de verdad; o, por el contrario, en la tarea misma de narrar, en cómo una historia, verídica o ficticia, toma forma?

 

Posibles líneas de debate

¿Es posible separar el contenido de la forma?

¿Qué es la formaen una obra narrativa?

¿Qué hace que una historia sea importante?

Si solo importa la historia, ¿cuál es el mérito de la no-ficción, de narraciones de hechos reales?

Por el contrario, si solo importa la forma, ¿cómo evitamos caer en la frivolidad?

Advertisements

Narrativa (2-2015): Autoficción: nuevas formas de escritura del yo

Autoficción: nuevas formas de escritura del yo

«La autoficción es la ficción que he decidido, en tanto que escritor, darme de mí mismo y por mí mismo, incorporándole, en el sentido pleno del término, la experiencia del análisis, no solo en la temática, sino en la producción del texto»

Serge Doubrovsky

«El propio término autoficción alude, pues, a un hibridismo que admite todas las gradaciones y, por ello, resulta extremadamente lábil como concepto»

La autoficción ya tiene tiempo haciendo ruido, tanto en la producción creativa como en la crítica literaria. Sin embargo, continúa siendo un término ampliamente discutido y difícil de precisar.

A veces, parece que la referencia al autor no es más que una estrategia de marketing, un término utilizado con un propósito meramente comercial; pero, por otro lado, la autoficción también puede ser una propuesta narrativa y estética sólida, capaz de innovar en la literatura.

Posibles líneas de debate

¿Qué es la autoficción? A pesar de lo evidente de la pregunta, la sola definición del término es, todavía hoy, una cuestión compleja.

¿La autoficción es una modalidad narrativa, un proceso creativo surgido a partir del neologismo propuesto por Doubrovsky, o una forma de lectura (y, por lo tanto, podemos hablar de autoficción en autores previos a la aparición del término como Borges, por ejemplo)? ¿Cómo se relacionan estas dos instancias?

¿Cómo ha calado el término en la literatura comercial o, mejor dicho, en las estrategias comerciales del mundo literario?

La literatura autoficticia, ¿es una literatura narcisa?

¿Cómo responde la autoficción a la sociedad contemporánea? ¿Qué relación guarda esta nueva forma de literatura del yo con las nociones actuales de la identidad?

Poesía (2-2015): Antológicos y canónicos. Mercado literario y/o verdad estética

Antológicos y canónicos. Mercado literario y/o verdad estética

 

«La verdadera utilidad de Shakespeare o de Cervantes, de Homero o de Dante, de Chaucer o de Rabelais, consiste en contribuir al crecimiento de nuestro yo interior. Leer a fondo el canon no nos hará mejores o peores personas, ciudadanos más útiles o más dañinos. (…) Poseemos el canon porque somos mortales y nuestro tiempo es limitado»

Harold Bloom, El canon occidental

 

El número de antologías, de historias de la literatura y de guías de los grandes autores que todo el mundo debería leer se ha multiplicado exponencialmente en el siglo XX, hasta desbordar la bibliografía de las últimas décadas. La literatura está al alcance de la mano –y aun de la tecla– como un producto ya resuelto al que accedemos muchas veces pasivamente. Basta con acercarse a una tienda, fiarse de un título –a veces de un nombre–, depositar una cantidad de intercambio simbólico y empezar a leer en el metro los dos o tres primeros poemas o las líneas iniciales de la introducción del libro, sin poner en cuestión todo el trabajo y el posible aparato ideológico que hay detrás de esa recolecta lingüística que tenemos en nuestras manos.

Por un lado, contamos con las advertencias que la crítica –especialmente de carácter socialista o de los Estudios Culturales– han llevado a cabo sobre la imposible inocencia de nuestras acciones literarias –ya sea confeccionado antologías o editando, ya sea participando en recitales y formando cenáculos literarios, ya sea comprando un libro– y la inclusión en un sistema absorbente denominado campo literario, del que nada escapa. Por otro lado, cierta crítica neorromántica reacciona defendiendo y recuperando los valores estéticos y humanizadores que las artes y, en concreto, los considerados, histórica e intersubjetivamente, genios, pueden aportar siempre al ser humano. A lo mejor es tan grave imponer a Shakespeare o Cervantes en la escuela o en las librerías como imponerse en forma de grupo poético, a través de manifiestos y etcéteras, en el campo literario español. ¿Por qué? ¿Para qué? El debate está servido.

Posibles líneas de debate

¿Tenemos libertad para elegir lo que queremos leer o la literatura siempre nos viene dada?

¿La historia de la literatura es la que aparece en las Historias de la literatura? ¿La historia de la literatura la construyen los poetas, los críticos o los lectores?

¿Son inocentes los poetas que participan en recitales? ¿O al (auto)promocionarse participan del mercado literario? ¿Al preferir poco, pero bueno, estamos siendo puristas o éticos?

¿El tiempo siempre pone las cosas en su sitio? Si bien es necesario para la elaboración de un mapa literario, ¿existe realmente una altura estética, un posible canon de autores con valores para la humanidad o todo se decide, no se sabe dónde, etnocéntricamente?

 

Textos

«El productor del valor de la obra no es el artista sino el campo de producción como universo de creencia que produce el valor de la obra de arte como fetiche al producir la creencia en el poder creador del artista»

Pierre Bordieu, Las reglas del arte. Génesis y estructura del campo literario.

«El personaje silencioso que presta su atención, su tiempo, sus conocimientos y su palabra al texto –antologado o traducido– hace notar su presencia, o se cree en la necesidad de hacerla notar, mediante una explicación. En realidad, la palabra y las ideas literarias del antólogo, sobre todo éstas, ya están en su selección»

José Francisco Ruiz Casanova, Antología Cátedra de Poesía de las Letras Hispánicas.

«Por primera vez en la historia universal, la reproductibilidad técnica emancipa a la obra artística de su existencia parasitaria en un ritual. (…) En lugar de su fundamentación en un ritual aparece su fundamentación en una praxis distinta, a saber en la política»

Walter Benjamin, «La obra de arte en la época de la reproductibilidad técnica».

«[Incluso] las obras de arte puras, que niegan el carácter de mercancía de la sociedad ya por el solo hecho de seguir su propia ley, han sido siempre al mismo tiempo también mercancías»

Max Horkheimer y Theodor Adorno, La industria cultural. Iluminismo como mistificación de masas.