Cine (E-2018): Una mirada al arte desde la óptica de género

Una mirada al arte desde la óptica de género

In a world ordered by sexual imbalance, pleasure in looking has been split between active/male and passive/female. The determining male gaze projects its phantasy on to the female form which is styled accordingly. In their traditional exhibitionist role women are simultaneously looked at and displayed, with their appearance coded for strong visual and erotic impact so that they can be said to connote to-be-looked-at-ness.

Laura MulveyVisual pleasure and narrative cinema (1973)

No tuve ninguna conversación ni ninguna explicación, mientras que Bernardo trabajaba personalmente con Brando sobre la película. Ambos hicieron la película

Maria Schneider (hablando de Ultimo tango a Parigi, entrevistada para la película de Delphine Seyrig: Sois belle et tais-toi(1981)

Desde hace tiempo existen varias formas de acercarse al arte: la del contenido, la política, la formal, la psicoanalítica, la marxista… De hecho, en cualquier debate o foro sobre arte suele haber partidarios de cada una de estas, llegando algunos incluso a resultar recurrentes en sus análisis. Sin embargo, de un tiempo a esta parte es difícil que en un debate sobre arte y, en concreto, sobre cine, no salga el análisis de la obra desde el punto de vista del género. ¿Es esto razonable? ¿Cabe hacerlo para cualquier obra de arte, incluso anterior al nacimiento del feminismo y del propio concepto de género. 

Posibles líneas de debate

¿Se puede analizar una obra anterior a la liberación femenina de los años 1960 desde el punto de vista del género? De ser así, ¿qué salvedades habría que hacer?

¿El cine y la televisión nos muestran una idea de la normalidad? ¿Qué influencia real pueden tener estos roles en nuestra vida?

¿Se puede considerar a cineastas que muestran violencia de género, como Sam Peckinpah, machistas?

¿Cabe un cine (o un audiovisual) que cuestione estos modelos? ¿Y que proponga otros? De ser así, ¿podrían llegar a mucho público?

¿Cabe extender el análisis del género a otro tipo de relaciones, como de raza, clase, orientación sexual, etc.?

Últimamente se han destapado muchos casos de abusos sexuales en la industria de Hollywood. ¿Se debe esto al papel predominante que tiene en el cine los hombres, que normalmente ocupan cargos de productores, directores y técnicos mientras que las mujeres quedan relegadas a las tareas actorales y, en menor medida, de guion?

 

Advertisements

Poesía (E-2018): Escribir o callar: la creación contemporánea, la confianza y la tecnología

Escribir o callar: la creación contemporánea, la confianza y la tecnología

 

La imaginación puede transfigurar la materia oscura de la vida. Y en muchos ensayos personales y autobiografías es eso lo que empiezo a echar de menos, a ansiar: la transfiguración. No me basta con reconocer nuestras penas compartidas y familiares. Quiero reconocer algo que nunca he visto.Quiero que la visión salte delante de mis ojos, terrible y en llamas, con el fuego de la imaginación transfiguradora. Quiero verdaderos dragones.

Ursula K. Le Guin

Para escribir una historia tienes que confiar en ti mismo, tienes que confiar en la historia y tienes que confiar en el lector.

Ursula K. Le Guin

 

Al crear, deberíamos preguntarnos por qué y para qué crear. ¿O no? Conseguir la confianza en nosotros mismos y en nuestra técnica para ser capaces de crear algo y entregarlo a otros requiere esfuerzo, práctica y mucha dedicación. Es imprescindible pasar por un proceso creativo. Sin embargo, ¿es de interés este proceso para otros que no sean el mismo creador? No influye en la obra, no la altera ni la justifica, pero está ahí, conozcámoslo o no. ¿Vale la pena conocerlo?

Cada hora se vierten incontables horas de contenido en las redes sociales y en las plataformas en línea. Es imposible para ningún ser humano verlos todos. ¿Deberíamos pensar, seleccionar, editar la información que compartimos? ¿O crear lo más posible y que el mundo mismo seleccione? ¿Deberíamos repetir las historias una y otra vez sin tomar en cuenta las de otros? ¿Qué deberíamos buscar? Las redes nos dan una ventana inagotable: ¿qué hacemos con ella?

Posibles líneas de debate:

¿Todo el contenido que creamos, publicamos en internet tiene algún sentido? ¿Por qué lo hacemos?

¿Compartir el detrás de escenas, compartir el boceto y las distintas versiones de un poema o de un texto, tiene sentido? ¿Qué sentido?

¿Confiamos? ¿En qué y cómo confiamos en nuestro tiempo actual?

¿Debemos ser conscientes de la tecnología y las redes, tanto para compartir contenidos creativos como documentales, y hablar con consciencia de nuestra personalidad digital?

¿Cómo será nuestro futuro, y el futuro del internet, dependerá de nuestro uso y defensa del mismo? ¿Es una oportunidad para la libertad o una herramienta más para el control?

 

Documentos complementarios para la tercera semana del proyecto eureka

En esta ocasión hemos decidido colocar los documentos complementarios de los tres debates de los días 8 y 9 de diciembre en una sola publicación. Más abajo podrás encontrar los enlaces a cada uno de ellos.

 

Para el debate del día lunes 08 de diciembre, a las 20h, sobre FOTOGRAFÍA, puedes leer los fragmentos aquí:

Documentos complementarios para el debate sobre canibalismo fotográfico.

 

Para el debate del día martes 09 de diciembre a las 20h, sobre POESÍA, puedes leer los fragmentos aquí:

Artículo de El País: “Poetas de aquí y ahora”

Documentos complementarios sobre el miedo y la escritura

 

Para el debate del día martes 09 de diciembre a las 21h, sobre NARRATIVA, poedes leer los fragmentos aquí:

Narrativa versus literatura, Santos Alonso.

En este ensayo el autor reflexiona sobre el fenómeno de la frivolización de la narrativa española en los últimos años debido a la presión de la industria del libro, las modas y unos lectores poco exigentes.

 

 

Narrativa (3): la influencia del mercado en la narrativa actual

La influencia del mercado en la narrativa actual

¿Qué leemos y escribimos?

“Los críticos no debemos permanecer neutros e impasibles ante la novela fácil y complaciente fomentada hoy día por la industria del libro (…): está tan atenta a las modas y los mecanismos del mercado y tan acomodada a lo políticamente correcto que sus actitudes e intenciones divergen en extremo de la literatura cuya visión de la realidad y cuyo compromiso con el ser humano aspiran a cambiar el mundo”.

-Santos Alonso

Asegura el escritor y crítico Santos Alonso que en la publicación, distribución y difusión de las novelas prima el criterio comercial por encima de lo cultural o lo literario. Habla del auge de una narrativa fácil, frívola, destinada a lectores que se dejan arrastrar por las modas y que solicitan productos digeribles y poco complejos.

En Proyecto Eureka nos preguntamos hasta qué punto el mercado marca tendencias en lo que se lee y lo que se escribe, y en el papel de la narrativa en la generación actual. ¿Hay espacio en la literatura para algo más que las modas o el entretenimiento? ¿Ya no existe esa narrativa que aspira a cambiar el mundo o solo está dejando de publicarse?

Posibles cauces de debate:

¿Han adaptado los creadores sus novelas a las exigencias del mercado? ¿Qué se escribe ahora? ¿Sobre qué se debería escribir?

¿Existe aún esa narrativa que aspira a cambiar el mundo o solo está dejando de publicarse? ¿Es realmente el mercado un filtro censor de lo literario y lo cultural o puede resultar un aliado?

¿Hablamos de lectores o de consumidores? ¿Ha cambiado en algo el perfil del receptor? ¿Sigue el lector únicamente los preceptos del mercado? ¿Qué o quiénes influyen en sus decisiones de lectura?

¿Cuál es la responsabilidad de las editoriales como prescriptoras?

¿Cuál es el papel actual de los críticos en la diferenciación de contenidos?

Narrativa (2): ¿tiempo de desesperanza?

¿Tiempo de desesperanza?

La utopía y la distopía en la narrativa contemporánea

“Nada tiene, pues, de extraño que haya un ambiente propicio para la distopía, un sentimiento contrautópico generalizado, una sensación de desánimo, de pesimismo, de unánime desencanto. El elemento que refleja mejor ese ambiente es, como en el origen del género, el material imaginativo. El reino de la distopía ha sustituido, en la imagen de los fabuladores, el sueño de la utopía, y ha disuelto su deseo inicial en la desesperanza”.

-Luis Núñez Ladeveze

“Y de ser así, ¿será la distopía la única forma literaria, dentro del utopismo, de evaluar el futuro?”

-Gabriel Saldías

Núñez Ladeveze presenta la distopía como el punto de referencia para la mente crítica. Asegura que la literatura se manifiesta impregnada de distopía al mostrar su pesimismo frente al progreso tecnológico, la reserva emocional frente a los productos de la industrialización o el desdén intelectual por la masificación cultural.

En Proyecto Eureka nos preguntamos si sigue habiendo espacio para la utopía en la narrativa actual o si la distopía continuará siendo el género predominante a la hora de criticar el presente e imaginar el futuro.

 Posibles cauces de debate:

¿Sigue habiendo espacio para la utopía en la narrativa actual?

¿Qué representan las utopías y distopías en nuestro pensamiento contemporáneo?

¿Cómo se lee y cómo se escribe una utopía hoy en día?

¿Refleja el creciente uso de la distopía la desesperanza o se trata sencillamente de una variación en la perspectiva, un cambio en el «desde dónde» pero no en el «qué» se analiza?

¿Qué persigue el narrador que opta por la perspectiva distópica?

¿Cómo influye este enfoque en la percepción del lector?

¿Qué género es más eficaz a la hora de criticar o construir un modelo social?

¿Es el foco de estos géneros el presente? ¿El futuro ya está aquí, o queda algún tiempo al que ir?

Narrativa (1): ¿microficción o algo más?

¿Microficción o algo más?

Las posibilidades del relato en Twitter

“Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”.

-Augusto Monterroso, 1959

         “La twitteratura es el conjunto de textos literarios publicados en Twitter en forma de trinos o tweets”.

-Institut de Twittérature Comparée 

“Microficción: pieza en prosa compuesta de pocas palabras y elocuente silencio concebida para ser completada por el lector y disparar en él una o varias posibilidades de sentido”.

-Raúl Brasca

La microficción no es un fenómeno reciente, como demuestra el microrrelato de Augusto Monterroso. Sin embargo, el desarrollo de las nuevas tecnologías, y en concreto la expansión de la red social Twitter, ha fomentado la alteración de las formas de narrar y la recuperación de otras, como el aforismo. Se habla, incluso, del nacimiento de un nuevo género: la twitteratura, o literatura en 140 caracteres, que se sirve de esta restricción y del carácter social de la plataforma para crear y difundir microrrelatos por todo el mundo.

En Proyecto Eureka nos preguntamos cuáles son las posibilidades que ofrece el formato Twitter en cuanto a difusión, soportes y uso del lenguaje, y si realmente podemos hablar del surgimiento de un nuevo género literario. ¿Es una narrativa vinculada al momento o tiene vocación de permanecer?

Posibles cauces de debate:

¿Cuál es la relación entre lo escrito en Twitter con otras formas de narrativa breve, como el aforismo, la greguería, los refranes, los adagios, las apotemas…? ¿Aporta algo diferente? ¿Podemos hablar de la twitteratura como género?

¿Cómo afecta Twitter al uso del lenguaje? ¿Se escribe distinto en modo on-off line? ¿Qué aportan a la escritura la hiperconexión, los hashtags, la vinculación digital?

Twitter: ¿plataforma de publicaciones, taller literario, o solo nuevo formato? ¿Dónde queda la frontera entre literatura y escritura en Twitter?

¿Escritores, twitteros y/o prosumidores? ¿Cómo afecta la plataforma a la relación lector-escritor?

¿Qué aporta la literatura escrita en Twitter al contexto actual de virtualidad y rapidez? ¿Nace esta literatura con la vocación de permanecer? ¿Qué implica, por ejemplo, la creación de un instituto de Twitteratura comparada? ¿Es posible regular el fenómeno?

Poesía (3): ¿cómo se puede escribir poesía hoy?

¿Cómo se puede escribir poesía hoy?

Rastros y señas de la escritura en nuestros tiempos

“No es posible escribir sin miedo, no basta tener una conciencia tranquila y una habilidad en el manejo perfecto de la lengua”

-Juan Carlos Santaella

“Yo adolezco de una generación ilustre; amo el dolor, la belleza, la crueldad”

-José Antonio Ramos Sucre

Leemos a escritores de otros tiempos, leemos una extensa tradición y en ella nos fundamos para escribir las palabras de nuestros días, pero también hemos de escribir sobre nuestra contemporaneidad, con rasgos particulares que señalen nuestro tiempo, aunque contengan en sí mismos aspectos atemporales. Más allá de la posmodernidad, ¿Cómo se escribe en nuestros días? ¿Qué características le dan forma a la escritura actual? ¿Cómo serán los poemas que sean publicados en unos años? ¿Qué dirá el tiempo sobre las primeras décadas del siglo XXI, qué dirán ellas sobre sí mismas?

Posibles líneas de debate:

¿Cómo tienden a ser la estructura, el ritmo y las imágenes contemporáneamente? ¿Por qué?

¿Existe algo similar a una generación conformándose hoy en día en España? ¿En otros lugares?

¿Cuáles son las diversas líneas de escritura que siguen los poetas jóvenes y viejos publicados recientemente?

¿Se ha perdido el miedo de publicar, de escribir, de compartir, o hay una conciencia de lo que se escribe?

¿Cuáles son los temas sobre los que podría o debería escribir la poesía contemporánea? ¿De qué maneras?

Poesía (1): la inmediatez del poema

La inmediatez del poema

La poesía en la era digital

 

“Oír la lectura de un poema, al igual que leerlo, es distinto a otros encuentros con el lenguaje. Nada nos prepara para la poesía”

-Mark Strand

“La poesía tiene una duración, un tiempo, un cuajar en nuestra alma que nada tienen que ver con nuestras decisiones. El lector de poesía debe ser ante todo un lector humilde, pasivo, receptor de riqueza”

-Hanni Ossott

 

Podríamos pensar que la poesía tiene la facultad, cuando es certera, de atravesar todas nuestras barreras y llegar directamente a aquello que hay más profundo en nosotros. Lo cierto es que, sin embargo, requiere también una disposición particular, un estar en el mundo, “un cuajar en nuestra alma”. En esta época de inmediatez y prontitud, ¿hay espacio todavía para esta poesía que requiere pausa, sosiego, reflexión? Por otro lado, son muchos los escritores de poesía que se ven impelidos a compartir sus textos en todas sus redes sociales online y offline como algo que “acaban de escribir” sin darle su debida calma, sin editar, sin pensar sobre lo que escriben.

Posibles líneas de debate:

 

¿Cómo leemos poesía? ¿Qué vemos, qué buscamos, qué esperamos?

¿Poetas en twitter, versos sueltos, palabras poéticas? ¿Qué nos dice la brevedad?

Las notas en Facebook: ¿Se usan todavía? ¿Compartir un poema recién escrito con todos los amigos? ¿Es una buena idea?

¿Existe la poesía inmediata? Poemas automáticos, poemas inspirados, poemas rimados.

El poema como ejercicio de la lentitud, ¿detenerse a leer es ir contracorriente?