Poesía (E-2018): Escribir o callar: la creación contemporánea, la confianza y la tecnología

Escribir o callar: la creación contemporánea, la confianza y la tecnología

 

La imaginación puede transfigurar la materia oscura de la vida. Y en muchos ensayos personales y autobiografías es eso lo que empiezo a echar de menos, a ansiar: la transfiguración. No me basta con reconocer nuestras penas compartidas y familiares. Quiero reconocer algo que nunca he visto.Quiero que la visión salte delante de mis ojos, terrible y en llamas, con el fuego de la imaginación transfiguradora. Quiero verdaderos dragones.

Ursula K. Le Guin

Para escribir una historia tienes que confiar en ti mismo, tienes que confiar en la historia y tienes que confiar en el lector.

Ursula K. Le Guin

 

Al crear, deberíamos preguntarnos por qué y para qué crear. ¿O no? Conseguir la confianza en nosotros mismos y en nuestra técnica para ser capaces de crear algo y entregarlo a otros requiere esfuerzo, práctica y mucha dedicación. Es imprescindible pasar por un proceso creativo. Sin embargo, ¿es de interés este proceso para otros que no sean el mismo creador? No influye en la obra, no la altera ni la justifica, pero está ahí, conozcámoslo o no. ¿Vale la pena conocerlo?

Cada hora se vierten incontables horas de contenido en las redes sociales y en las plataformas en línea. Es imposible para ningún ser humano verlos todos. ¿Deberíamos pensar, seleccionar, editar la información que compartimos? ¿O crear lo más posible y que el mundo mismo seleccione? ¿Deberíamos repetir las historias una y otra vez sin tomar en cuenta las de otros? ¿Qué deberíamos buscar? Las redes nos dan una ventana inagotable: ¿qué hacemos con ella?

Posibles líneas de debate:

¿Todo el contenido que creamos, publicamos en internet tiene algún sentido? ¿Por qué lo hacemos?

¿Compartir el detrás de escenas, compartir el boceto y las distintas versiones de un poema o de un texto, tiene sentido? ¿Qué sentido?

¿Confiamos? ¿En qué y cómo confiamos en nuestro tiempo actual?

¿Debemos ser conscientes de la tecnología y las redes, tanto para compartir contenidos creativos como documentales, y hablar con consciencia de nuestra personalidad digital?

¿Cómo será nuestro futuro, y el futuro del internet, dependerá de nuestro uso y defensa del mismo? ¿Es una oportunidad para la libertad o una herramienta más para el control?

 

Advertisements

Poesía (4-2016): Ser poesía: primero, poesía; después, revolución

Ser poesía: primero, poesía; después, revolución

 

Un día decidí no pisar los milagros

Francisco Javier Irazoki

Los poetas que escriben con talento me han enseñado la técnica, el idioma selecto, la historia de la literatura. Pero existen poetas que no se expresan con la escritura. Yo he aprendido gracias al regalo de sus gestos sutiles. No soy obediente a los tópicos, sino que reconozco mi deuda a seres anónimos cuyas vidas me han guiado. Esas personas desconocían los sonetos de Shakespeare, pero han sido mis faros poéticos

Francisco Javier Irazoki

 

La gente se ríe cuando lo digo pero hablo en serio. No miento. El caso es que no veo otra salida. Es el único camino. Yo, al menos, no conozco otro. Es la única manera que he encontrado. Se llama poesía. Sí, poesía. Así, en grandes letras minúsculas. Ante la mentira, poesía. Ante la sombra, poesía. Ante el engaño, poesía. Poesía. Poesía. Poesía. La verdad frágil. La duda innegable. Las pupilas desnudas que descubren todo por primera vez a cada segundo. El alambique que destila la vida. Poesía para empezar, para poder continuar, para jugar una partida nueva desde la casilla de salida. Porque solo empezando desde el principio se puede llegar hasta el final.

 

Posibles líneas de debate 

-¿La poesía es tan solo una teoría sobre la vida?

-¿Puede trascender lo poético el papel?

-¿Debemos llevar lo poético a nuestra vida? ¿Podemos?

-¿Es necesario vivir poéticamente para escribir poesía?

-¿Qué significa vivir una vida de poeta?

Narrativa (3-2015): Literatura y política: ¿debe comprometer el narrador su literatura?

Literatura y política: ¿debe comprometer el narrador su literatura?

«Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, de lo que se trata es de transformarlo»

Karl Marx

La relación entre la política, sea en la teoría o en la práctica, y la literatura no es nueva. Pensemos en la Utopía de Tomás Moro, por ejemplo. Lo que nos interesa resaltar aquí es el compromiso, o la ausencia de este, que debe tener la literatura y el escritor con una posición política.

En este sentido, la pregunta va dirigida a quienes ven en la literatura una herramienta del cambio social, sobre todo, aunque no exclusivamente, desde una perspectiva similar a la que planteaba Marx en la onceaba tesis sobre Feuerbach

Posibles líneas de debate

¿Qué es la literatura comprometida?

¿Pierde la narrativa, y la literatura en general, cuando es comprometida a una posición política?

¿Debe un narrador tener un posicionamiento político explícito en sus textos?

Por el contrario, ¿es la labor del escritor situarse “más allá del bien y del mal”, más allá de cualquier posición moral y política?

¿La buena literatura debe estar vinculada a una posición política?

¿Qué ocurre con un narrador de calidad innegable, pero de una posición política cuestionable?

Narrativa (5): Las motivaciones de la metaficción en la novela

Las motivaciones de la metaficción en la novela

«Metaficción es un término que se ha dado a la escritura ficcional que, de manera autoconsciente y sistemáticamente, llama la atención sobre su propio estatuto de artefacto, con el fin de cuestionar la relación entre la ficción y la realidad».

Patricia Waugh

«Los escritores metafictivos tienen el astuto hábito de integrar la posible crítica dentro de sus textos y así convertirla también en ficción. También les gusta boicotear la credibilidad de la ficción más ortodoxa mediante la parodia».

David Lodge

La metaficción no es un invento moderno, pero muchos escritores contemporáneos lo encuentran particularmente atractivo. Autores como Borges, Calvino y John Barth son algunos de los escritores modernos que se sirvieron de ella.

Preguntémonos cuáles son las motivaciones de esta práctica, si se trata de una preocupación central o si se limita a apariciones puntuales en las obras de los autores y su posible evolución.

Posibles líneas de debate:

¿Cuál es el propósito de la metaficción? ¿Cuestionar la relación entre ficción o realidad? ¿O algo más?

¿Se trata de una literatura decadente y narcisista?

¿Escribe el autor para sí? ¿A qué clase de público van destinadas estas novelas?

¿El discurso metafictivo, cuando se da, se presenta en forma de apartes (como en el caso de los novelistas ingleses) o es una preocupación central?

¿Escapatoria del realismo, coartada para rehuir las obligaciones del realismo tradicional o fuente de inspiración?

¿Puede ser el síntoma de algún tipo de agotamiento de los géneros?

John Barth escribió en su ensayo “La literatura del agotamiento”: “el autor evoca la metaficción como recurso por el cual un artista puede paradójicamente convertir lo que considera límites últimos de nuestro tiempo en material y medios para su trabajo. ¿Cuáles son los límites de la metaficción?

Lectura recomendada:

El arte de la ficción, David Lodge (apartado “La metaficción”).

Narrativa (4): Escritos inéditos, ¿tendencia?

Escritos inéditos ¿tendencia?

“Editores que dejaban de publicar novelas y sobre todo cuentos, incluso de premios Nobel, hacían crecer su comercio imprimiendo cartas, entrevistas y textos sueltos de esos mismos o de otros autores. Tan mal no les iría con esas compilaciones porque los inéditos azarosos de escritores superaban las ventas de novelas y ensayos”.

“De las doce mil páginas de que consta la obra de Cortázar, menos de la mitad corresponde a sus cuentos, novelas, poemas y ensayos: la mayoría está compuesta de cartas, textos misceláneos, pedacería… ¿Y si solo esto sobreviviera en el futuro?”

-Néstor García Canclini

Los lectores póstumos de Cortázar, Revista Letras Libres, noviembre 2014.

Néstor García se sitúa en el futuro y trata de imaginar cómo verían entonces la narrativa de las últimas décadas del siglo XX y principios del XXI. Habla de la crisis del sector editorial, de las descatalogaciones de novelas, las innovaciones tecnológicas y, en especial, de la aparición de un nuevo género que denomina «escritos juveniles póstumos». Según él, esta categoría abarca desde cuentos a discursos, poemas, cartas, fotografías autocomentadas, papelitos y fotos de objetos.

Al igual que él, nos preguntamos si este género empieza a ocupar más horas de lectura que los relatos elegidos por los autores para entregar a las imprentas, y os proponemos reflexionar sobre lo que quedará de la narrativa presente para el futuro.

Posibles líneas de debate:

¿Son los escritos juveniles póstumos una tendencia real? ¿Se os ocurren más ejemplos además del de Cortázar?

¿Qué buscan los lectores en este tipo de publicaciones?

¿Puede deberse este fenómeno a la farandulización de los productos literarios?, ¿o responde más bien a que nos encontremos en una era de fatiga de los géneros, en la que la falta de experimentos literarios obliga a recurrir a otras formas de impacto en los lectores?

¿Cuál es la diferencia entre las cartas inéditas y los textos publicados?

¿Deberían estos textos publicarse? ¿Qué mutación cultural se produce al transformar el pacto postal entre escritor y un único lector en pacto con miles de “espías”?

¿Qué recordarán los lectores del futuro de esta época?

¿Cuál sería el género de la globalización? ¿La épica de las migraciones, las cartas, los mails, los whatsapp?

 

Lectura recomendada y fuente:

http://www.letraslibres.com/revista/convivio/los-lectores-postumos-de-cortazar?page=full

Poesía (4): ¿Qué es poesía, dices? La escritura que se queda sin palabras

¿Qué es poesía, dices?

La escritura que se queda sin palabras


¿Qué es poesía?, dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul.

¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?

Poesía… eres tú.”

-Gustavo Adolfo Bécquer

Con diez cañones por banda,

viento en popa a toda vela,

no corta el mar, sino vuela

un velero bergantín.”

-José de Espronceda

Parece que la poesía pierde terreno a cada momento. En cualquier ocasión pensamos que cada vez menos cosas pueden considerarse poesía, o lo contrario: que todo puede serlo.

La opinión general sobre lo que puede considerarse un poema suele ser acotada, sucinta, adscrita a un período histórico o a un escritor (o cantautor) que se ve como poeta.

¿Bukowski es poesía? ¿Bécquer es poesía? ¿Homero es poesía? El verso ya no categoriza a un texto como poético, ni la rima, ni otros aspectos que han cambiado con el tiempo. ¿Qué es lo poético? Indaguemos y debatamos sobre por qué lo poético es, aparentemente, tan difícil de asir y tan fácil de despreciar.

Posibles líneas de debate:

La figura del poeta romántico y la poesía romántica como modelo a seguir.

La figura del poeta borracho, la influencia del maldito y del poeta americano.

El verso y la prosa, la rima, la métrica y el abandono de todo.

La inasible y etérea cualidad de lo poético en el lenguaje.

La escritura social, política y comprometida; la escritura inmediata; la escritura que toma tiempo.

Textos:

“Pregunta usted si sus versos son buenos. Me lo pregunta a mí. Antes se lo ha preguntado a otros. Los envía a las revistas. Los compara con otros poemas, y se inquieta cuando en ciertas redacciones rechazan sus ensayos. Ahora (ya que usted me ha permitido aconsejarle), le ruego que abandone todo eso.”

Rilke, Rainer María. Cartas a un joven poeta. Primera carta.

“El poeta no se afana para que de las cosas que hay, unas sean, y otras no lleguen a este privilegio, sino que trabaja para que todo lo que hay y lo que no hay, llegue a ser. El poeta no teme a la nada. (…) El poeta es, sí, inmoral.”

Zambrano, María. Filosofía y poesía.

Documentos complementarios para el segundo debate de narrativa

Estos textos breves esperan servir para encauzar el comienzo del debate hacia las líneas que se comentan en la descripción general.

 

¿Tiempo de desesperanza? La utopía y la distopía en la narrativa contemporánea

Martes 25/11/2014. 21:00h

Duración aproximada: 1 hora

 

Archivos:

La ciencia ficción en la literatura: de la utopía a la distopía, Miguel Agustín Durán. Un breve análisis de los temas que se han venido tratando en la ciencia ficción durante las últimas décadas, y de la transición a la distopía en este género literario.

Sobre el proceso de la utopía a la distopía, Luis Núñez Ladeveze. En este caso el análisis se lleva a cabo desde un punto de vista político y sociológico.

Documentos complementarios para el segundo debate de poesía

Estos textos breves esperan servir para encauzar el comienzo del debate hacia las líneas que se comentan en la descripción general.

 

¿Hay otra cosa que no sea nuestra intimidad?

Martes 25/11/2014. 20:00h

Duración aproximada: 1 hora

 

Archivos:

http://elpais.com/diario/2009/03/24/sociedad/1237849201_850215.html. Reportaje sobre extimidad e intimidad.

http://trazosdelamemoria.wordpress.com/2011/12/08/18-ars-poetica/. Poema “Ars poética” de Rafael Cadenas.

 

Fotografía (2): desnudos fotográficos

Desnudos fotográficos

¿El cuerpo como (re)presentación del cuerpo?

“Ante ¿qué permanecemos ciegos/as al ver un cuerpo por más desnudo que esté?”

-Meri Torras

“No se nace mujer, una llega a serlo”

-Simone de Beauvoir

Entendemos el espacio corporal como una encrucijada discursiva, que nos llega cruzado por una pluralidad de discursos de orden diverso -la psicología, la medicina, la sociología, la filosofía, la religión, el arte…- cuyo conocimiento del cuerpo despliega estrategias de (re)presentación vinculadas al saber/poder. Nos escribimos en el cuerpo y, a la vez, el cuerpo (nos) escribe. ¿Qué dice nuestro cuerpo sobre nosotras/os mismas/os? ¿Cuáles son los parámetros socializadores que nos convierten en un cuerpo? ¿Qué potestad o control poseemos sobre nuestro relato? El cuerpo puede leerse como un texto bio-político dentro de una red de códigos que le permiten significar, (re)presentar y ser. ¿Puede el cuerpo ser pensado como una materialidad precisa, ajena a la cultura y sus formas?. ¿Más que tener un cuerpo o ser un cuerpo, nos convertimos en un objeto que negociamos? Durante nuestro devenir como sujetos vivimos dentro una serie de coordenadas que nos hacen identificables y (re)conocibles.

Posibles líneas de debate:

¿Nuestra imagen nos representa, inclusive la desnuda? ¿Cómo discernir entre el “verdadero” cuerpo (re)presentado y el “falso” cuerpo (re)presentado?

Si hay un cuerpo que no cabe en la (re)presentación, si no lo alcanzamos a representar, ¿dónde está ese cuerpo?, ¿cómo podemos conocer ese cuerpo?, ¿cómo vamos a hallar ese cuerpo si no es a través de alguna (re)presentación?

¿Qué discursos sobre la sexualidad se ponen en juego en las fotografía de desnudos? ¿En qué medida se encuentran imbricados a los discursos sobre sexo y género? ¿Qué actitud adoptamos ante esos discursos?

Narrativa (1): ¿microficción o algo más?

¿Microficción o algo más?

Las posibilidades del relato en Twitter

“Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”.

-Augusto Monterroso, 1959

         “La twitteratura es el conjunto de textos literarios publicados en Twitter en forma de trinos o tweets”.

-Institut de Twittérature Comparée 

“Microficción: pieza en prosa compuesta de pocas palabras y elocuente silencio concebida para ser completada por el lector y disparar en él una o varias posibilidades de sentido”.

-Raúl Brasca

La microficción no es un fenómeno reciente, como demuestra el microrrelato de Augusto Monterroso. Sin embargo, el desarrollo de las nuevas tecnologías, y en concreto la expansión de la red social Twitter, ha fomentado la alteración de las formas de narrar y la recuperación de otras, como el aforismo. Se habla, incluso, del nacimiento de un nuevo género: la twitteratura, o literatura en 140 caracteres, que se sirve de esta restricción y del carácter social de la plataforma para crear y difundir microrrelatos por todo el mundo.

En Proyecto Eureka nos preguntamos cuáles son las posibilidades que ofrece el formato Twitter en cuanto a difusión, soportes y uso del lenguaje, y si realmente podemos hablar del surgimiento de un nuevo género literario. ¿Es una narrativa vinculada al momento o tiene vocación de permanecer?

Posibles cauces de debate:

¿Cuál es la relación entre lo escrito en Twitter con otras formas de narrativa breve, como el aforismo, la greguería, los refranes, los adagios, las apotemas…? ¿Aporta algo diferente? ¿Podemos hablar de la twitteratura como género?

¿Cómo afecta Twitter al uso del lenguaje? ¿Se escribe distinto en modo on-off line? ¿Qué aportan a la escritura la hiperconexión, los hashtags, la vinculación digital?

Twitter: ¿plataforma de publicaciones, taller literario, o solo nuevo formato? ¿Dónde queda la frontera entre literatura y escritura en Twitter?

¿Escritores, twitteros y/o prosumidores? ¿Cómo afecta la plataforma a la relación lector-escritor?

¿Qué aporta la literatura escrita en Twitter al contexto actual de virtualidad y rapidez? ¿Nace esta literatura con la vocación de permanecer? ¿Qué implica, por ejemplo, la creación de un instituto de Twitteratura comparada? ¿Es posible regular el fenómeno?