Fotografía (E-2018): Fotografía cotidiana: la construcción de un pasado inexistente

Fotografía cotidiana: la construcción de un pasado inexistente

Conservar algo que me ayude a recordarte / sería admitir que te puedo olvidar
William Shakespeare, soneto CXXI

El siguiente tema surge de un ejercicio real, propuesto por un coach vital a una de sus clientas: tomar una fotografía cada día de su vida de lo que ella considere «un momento feliz».

Desde que la fotografía comienza a ser un medio al alcance de casi cualquier clase social, se convierte también en la caja de recuerdos personales (que no privados) de nuestra vida. Fotografiamos aquello que no queremos olvidar, bien sea el instante o la sensación psicológica que nos acompaña en el mismo. Pero, ¿hasta qué punto es real ese recuerdo?, ¿cuánto hay de realidad y cuánto de la apariencia que queremos dar a los demás, y a nosotros mismos?

Posibles líneas de debate

-¿Aumenta el acto fotográfico la percepción psicológica de un suceso?
-¿Puede una imagen llegar a distorsionar, con el tiempo, la impresión de un recuerdo cotidiano y/o familiar?
-Teniendo en cuenta que la mayoría de los momentos que capturamos son los «felices», ¿hasta qué punto nos dan esos recuerdos una perspectiva real de nuestro pasado?, ¿está completa sin sucesos tristes, dolorosos o traumáticos?, ¿es una pieza más de la negación del dolor (muy presente en la «cultura de la felicidad» occidental)?
-La obsesión por la proyección constante de un aparente gozo, ¿puede convertirse en un comportamiento patológico, más allá de la fotografía?, ¿podemos llegar a actuar una vida de manera constante?

Advertisements

Fotografía (3): ¿Canibalismo fotográfico?

¿Canibalismo fotográfico?

La (re)presentación del “otro” en la práctica fotográfica colonial

 

“La identidad humana no solo no es natural y estable,

sino que es creada e incluso, en ocasiones creada completamente.”

-Edward Said

 

“El más claro ejemplo disponible de tal violencia epistémica,

es el remotamente orquestado, extendido, y heterogéneo proyecto

de constituir el sujeto colonial como Otro.”

-Gayatri Chakravorty Spivak

 

La representación del “Otro” de una manera visual es un asunto muy sensible, debemos ser conscientes del legado cultural que nos ha dejado el colonialismo. ¿Cómo podemos abordar los enfoques alternativos hacia la identidad?. Los actores culturales, ya sean teóricos o reales, son capaces de (re)definir sus ideas y prácticas a la luz de la deconstrucción de la noción de “otredad”. La fotografía desempeñó un papel fundamental al desdibujar las fronteras entre la realidad y su (re)presentación. Hasta qué punto se ha utilizado el medio fotográfico como herramienta de dominación al servicio de la empresa colonialista. ¿Qué derecho poseemos para apuntar con una cámara a (des)conocidos y convertirlos en objetos de contemplación artística?

Posibles líneas de debate:

 

¿Cuál es el papel que ha desempeñado la fotografía como instrumento para el estudio y la categorización del “Otro”?

¿Cómo podemos abordar la problemática de la (re)presentación del “Otro” en la práctica fotográfica?

¿Qué opinas sobre el tratamiento que realizan los fotógrafos documentalistas a sus personajes retratados? ¿Existe una especie de visión polarizada entre la “barbarie” y la “civilización”?

¿Qué hay de cierto en las costumbres y las formas de vida de las poblaciones que son presentadas como inferiores? ¿Cuánto tienen que ver con las (re)presentaciones teatrales?

Poesía (3): ¿cómo se puede escribir poesía hoy?

¿Cómo se puede escribir poesía hoy?

Rastros y señas de la escritura en nuestros tiempos

“No es posible escribir sin miedo, no basta tener una conciencia tranquila y una habilidad en el manejo perfecto de la lengua”

-Juan Carlos Santaella

“Yo adolezco de una generación ilustre; amo el dolor, la belleza, la crueldad”

-José Antonio Ramos Sucre

Leemos a escritores de otros tiempos, leemos una extensa tradición y en ella nos fundamos para escribir las palabras de nuestros días, pero también hemos de escribir sobre nuestra contemporaneidad, con rasgos particulares que señalen nuestro tiempo, aunque contengan en sí mismos aspectos atemporales. Más allá de la posmodernidad, ¿Cómo se escribe en nuestros días? ¿Qué características le dan forma a la escritura actual? ¿Cómo serán los poemas que sean publicados en unos años? ¿Qué dirá el tiempo sobre las primeras décadas del siglo XXI, qué dirán ellas sobre sí mismas?

Posibles líneas de debate:

¿Cómo tienden a ser la estructura, el ritmo y las imágenes contemporáneamente? ¿Por qué?

¿Existe algo similar a una generación conformándose hoy en día en España? ¿En otros lugares?

¿Cuáles son las diversas líneas de escritura que siguen los poetas jóvenes y viejos publicados recientemente?

¿Se ha perdido el miedo de publicar, de escribir, de compartir, o hay una conciencia de lo que se escribe?

¿Cuáles son los temas sobre los que podría o debería escribir la poesía contemporánea? ¿De qué maneras?