Poesía (3-2016): Leer poesía: saber descifrar el reflejo del espejo

Leer poesía: saber descifrar el reflejo del espejo

 

El principio clave para enseñar la poesía es la participación. No se puede enseñar a los adolescentes, a los adultos, ni a nadie, a menos que participen en lo que están leyendo y escuchando. Esto significa que la poesía debe tener pleno conocimiento de su cultura, sus antecedentes, sus historias o anti-historias. No se debería enseñar como un canon opresivo de grandes declaraciones, sino como algo en que pueden participar y que incluso se pueden apropiar

Eavan Boland

 

Un poemario es un libro que en vez de páginas tiene espejos. Es un libro que interroga, que lanza dudas concretas y certezas volubles. Es un libro que cambia, que nunca es el mismo porque nunca son los mismos los ojos que lo leen, las manos que lo abren. Por eso cada vez leemos menos poesía. Por eso la poesía hay que buscarla para encontrarla en cualquier librería. Por eso la poesía ya no influye en las personas, no deja rastro una vez leída. Nos han enseñado la poesía pero no nos han enseñado a leer poesía. No es necesario que los estudiantes se sepan de memoria los versos de un Bécquer enamorado. Es necesario que sepan qué sentía Bécquer en sus entrañas para escribir esos versos y cómo lo expresa. En ese momento nos acercaremos a la poesía. 

 

Posibles líneas de debate

-¿Sabemos leer poesía?

-¿Nos enseñan a leer poesía?

-¿Se puede aprender a leer poesía?

-¿Es una lectura cuestionada?

Advertisements

Narrativa (4): Escritos inéditos, ¿tendencia?

Escritos inéditos ¿tendencia?

“Editores que dejaban de publicar novelas y sobre todo cuentos, incluso de premios Nobel, hacían crecer su comercio imprimiendo cartas, entrevistas y textos sueltos de esos mismos o de otros autores. Tan mal no les iría con esas compilaciones porque los inéditos azarosos de escritores superaban las ventas de novelas y ensayos”.

“De las doce mil páginas de que consta la obra de Cortázar, menos de la mitad corresponde a sus cuentos, novelas, poemas y ensayos: la mayoría está compuesta de cartas, textos misceláneos, pedacería… ¿Y si solo esto sobreviviera en el futuro?”

-Néstor García Canclini

Los lectores póstumos de Cortázar, Revista Letras Libres, noviembre 2014.

Néstor García se sitúa en el futuro y trata de imaginar cómo verían entonces la narrativa de las últimas décadas del siglo XX y principios del XXI. Habla de la crisis del sector editorial, de las descatalogaciones de novelas, las innovaciones tecnológicas y, en especial, de la aparición de un nuevo género que denomina «escritos juveniles póstumos». Según él, esta categoría abarca desde cuentos a discursos, poemas, cartas, fotografías autocomentadas, papelitos y fotos de objetos.

Al igual que él, nos preguntamos si este género empieza a ocupar más horas de lectura que los relatos elegidos por los autores para entregar a las imprentas, y os proponemos reflexionar sobre lo que quedará de la narrativa presente para el futuro.

Posibles líneas de debate:

¿Son los escritos juveniles póstumos una tendencia real? ¿Se os ocurren más ejemplos además del de Cortázar?

¿Qué buscan los lectores en este tipo de publicaciones?

¿Puede deberse este fenómeno a la farandulización de los productos literarios?, ¿o responde más bien a que nos encontremos en una era de fatiga de los géneros, en la que la falta de experimentos literarios obliga a recurrir a otras formas de impacto en los lectores?

¿Cuál es la diferencia entre las cartas inéditas y los textos publicados?

¿Deberían estos textos publicarse? ¿Qué mutación cultural se produce al transformar el pacto postal entre escritor y un único lector en pacto con miles de “espías”?

¿Qué recordarán los lectores del futuro de esta época?

¿Cuál sería el género de la globalización? ¿La épica de las migraciones, las cartas, los mails, los whatsapp?

 

Lectura recomendada y fuente:

http://www.letraslibres.com/revista/convivio/los-lectores-postumos-de-cortazar?page=full

Documentos complementarios para el primer debate de narrativa

Estos documentos son complementarios y breves, y esperan servir para encauzar el comienzo del debate hacia las líneas que se comentan en la descripción general.

 

Twitter, ¿Microficción o algo más?

Martes 11/11/2014. 21:00h

Duración aproximada: 1 hora

 

Archivos:

Instituto de Twitteratura Comparada (ITC)

Web oficial del Instituto de Twitteratura Comparada.

La twitteratura seduce a más lectores, El Espectador.

Un repaso a las diferentes propuestas literarias que han surgido en el entorno Twitter.

La microficción según sus autores, VVAA

Varios autores hispanoamericanos aportan su definición del concepto microficción.

Narrativa (3): la influencia del mercado en la narrativa actual

La influencia del mercado en la narrativa actual

¿Qué leemos y escribimos?

“Los críticos no debemos permanecer neutros e impasibles ante la novela fácil y complaciente fomentada hoy día por la industria del libro (…): está tan atenta a las modas y los mecanismos del mercado y tan acomodada a lo políticamente correcto que sus actitudes e intenciones divergen en extremo de la literatura cuya visión de la realidad y cuyo compromiso con el ser humano aspiran a cambiar el mundo”.

-Santos Alonso

Asegura el escritor y crítico Santos Alonso que en la publicación, distribución y difusión de las novelas prima el criterio comercial por encima de lo cultural o lo literario. Habla del auge de una narrativa fácil, frívola, destinada a lectores que se dejan arrastrar por las modas y que solicitan productos digeribles y poco complejos.

En Proyecto Eureka nos preguntamos hasta qué punto el mercado marca tendencias en lo que se lee y lo que se escribe, y en el papel de la narrativa en la generación actual. ¿Hay espacio en la literatura para algo más que las modas o el entretenimiento? ¿Ya no existe esa narrativa que aspira a cambiar el mundo o solo está dejando de publicarse?

Posibles cauces de debate:

¿Han adaptado los creadores sus novelas a las exigencias del mercado? ¿Qué se escribe ahora? ¿Sobre qué se debería escribir?

¿Existe aún esa narrativa que aspira a cambiar el mundo o solo está dejando de publicarse? ¿Es realmente el mercado un filtro censor de lo literario y lo cultural o puede resultar un aliado?

¿Hablamos de lectores o de consumidores? ¿Ha cambiado en algo el perfil del receptor? ¿Sigue el lector únicamente los preceptos del mercado? ¿Qué o quiénes influyen en sus decisiones de lectura?

¿Cuál es la responsabilidad de las editoriales como prescriptoras?

¿Cuál es el papel actual de los críticos en la diferenciación de contenidos?