Narrativa (4-2016): Autobiografía y novela: ficción del yo, entre la vida y el arte

Autobiografía y novela: ficción del yo, entre la vida y el arte

 

«Quien narra su vida la transforma inevitablemente

en novela y solo puede encarnarse a sí mismo en la

falsa apariencia de un personaje»

Forrest Phillipe

La cuestión sobre los límites que separan la ficción de la realidad nos acecha constantemente. Parece que las líneas que dividen lo factual de lo ficticio son cada vez más difusas, y que la relación entre estos ámbitos se hace más compleja. Dentro de este problema, la autobiografía formula una pregunta particular que nos lleva a revisar desde la novela autobiográfica hasta la llamada autoficción. Pero, ¿qué ocurre con una novela que se afirma abiertamente autobiográfica, sin ambigüedades? ¿Podemos hablar de una novela o simplemente de una autobiografía? En este mismo sentido, ¿cómo podríamos entender, entonces, la autobiografía dentro de la literatura y el arte?

 

Posibles líneas de debate

-Ficcionalización de la identidad y su relación con la autobiografía.

-Ficción y relato factual, ¿dónde están los límites? ¿Cuál es su relación?

-Distinción entre novela autobiográfica y autobiografía.

Advertisements

Narrativa (2-2016): Intermedialidad y novela: el arte como transtextualidad

Intermedialidad y novela: el arte como transtextualidad

«Pero si el arte es un medio peculiar de comunicación, un lenguaje organizado de un modo peculiar […], entonces las obras de arte —es decir, los mensajes en este lenguaje— pueden examinarse en calidad de textos»

Yuri Lotman

 

Es probable que, desde cierto punto de vista, toda novela haga referencia a otros medios distintos al texto escrito. Sin embargo, con la aparición de nuevas tecnologías se ha desarrollado, también, una forma distinta de entender la relación entre los distintos medios de expresión —artísticos o no. En este sentido, los textos artísticos dialogan con medios distintos a los que tradicionalmente estaban asociados. En la novela, esto ocurre de distintas maneras: imitación de ritmos musicales en la prosa, incorporación de fotografías e ilustraciones al texto, inserción de recortes de revistas o periódicos, etc.

Frente a esta situación, surge la pregunta: ¿hasta qué punto podemos flexibilizar la noción de novela, generalmente asociada al texto escrito, para aceptar nuevas formas intermediales? Para ilustrar esta cuestión, podemos usar como ejemplo el problema de la novela gráfica: ¿podemos considerarla una novela, aunque con elementos gráficos, o debe entenderse de manera distinta a la novela tradicional?

 

Posibles líneas de debate 

-La intermedialidad como estrategia artística.

-Incorporación de elementos intermediales y su relación con la novela como texto escrito.

-¿Se puede hablar de una evolución de la novela a través de la intermedialidad y por lo tanto, pensar en una posible «superación» de la novela tradicional?

Narrativa (1-2016): La intimidad descubierta: la búsqueda de Clarice Lispector

La intimidad descubierta: la búsqueda de Clarice Lispector

 

«Allí está él, el mar, la más ininteligible de las existencias no humanas. Y aquí está, de pie en la playa, la mujer, el más ininteligible de los seres vivos. Desde que un día se hizo la pregunta sobre sí misma, como ser humano se convirtió en el más ininteligible de los seres vivos. Ella y el mar.
Sus misterios solo podrían encontrarse si uno se entregara al otro: la entrega de dos mundos incognoscibles hecha con la confianza con que se entregarían dos comprensiones»

Clarice Lispector. Las aguas del mar.

«Era una gallina de domingo. Todavía viva porque no pasaba de las nueve de la mañana. Parecía calma. Desde el sábado  se había encogido en un rincón de la cocina. No miraba a nadie, nadie la miraba a ella. Aun  cuando la eligieron, palpando su intimidad con indiferencia, no supieron decir si era gorda o flaca. Nunca se adivinaría en ella un anhelo»

Clarice Lispector. Una gallina.

«En todo cuanto escribió está la misma angustia existencial, similar búsqueda de la identidad femenina y, más adentro, de su condición de ser humano»

Miguel Cossío Woodward. Prólogo a Cuentos reunidos.

Partiendo de los temas y las reflexiones que plantea Clarice Lispector a lo largo de su obra, de frases y citas en las que plasma inquietudes existenciales y dudas íntimas, debatiremos sobre las posibilidades narrativas de una ficción en la que, aparentemente, no sucede casi nada, porque todo está moviéndose en la intimidad, y allí sí que sucede mucho. Más allá de su tiempo y de sus influencias, su obra se extiende y asombra, estableciendo infinidad de conexiones y relaciones con la esencia humana y la búsqueda de una identidad femenina. Su narrativa avanza con seguridad para esbozar nuestra existencia, nuestras dudas, nuestras inquietudes y mostrarnos a nosotros mismos, vulnerables, en el proceso de reconocernos, de hacernos.

 

Posibles líneas de debate

-¿De qué sirve una narrativa psicológica, en la que la acción muchas veces se limita detalles ínfimos, mientras que toda la historia ocurre en la psique de los personajes?

-Encuentros y desencuentros con otras narrativas y textos teóricos que procuran hacer el mismo trabajo que logra Lispector.

-El proceso de aprendizaje de los personajes de Lispector, la intimidad expuesta como forma de reconocimiento en el lector.

-La construcción de sí mismo como individuo (en ficción y no ficción).

Narrativa (5): Las motivaciones de la metaficción en la novela

Las motivaciones de la metaficción en la novela

«Metaficción es un término que se ha dado a la escritura ficcional que, de manera autoconsciente y sistemáticamente, llama la atención sobre su propio estatuto de artefacto, con el fin de cuestionar la relación entre la ficción y la realidad».

Patricia Waugh

«Los escritores metafictivos tienen el astuto hábito de integrar la posible crítica dentro de sus textos y así convertirla también en ficción. También les gusta boicotear la credibilidad de la ficción más ortodoxa mediante la parodia».

David Lodge

La metaficción no es un invento moderno, pero muchos escritores contemporáneos lo encuentran particularmente atractivo. Autores como Borges, Calvino y John Barth son algunos de los escritores modernos que se sirvieron de ella.

Preguntémonos cuáles son las motivaciones de esta práctica, si se trata de una preocupación central o si se limita a apariciones puntuales en las obras de los autores y su posible evolución.

Posibles líneas de debate:

¿Cuál es el propósito de la metaficción? ¿Cuestionar la relación entre ficción o realidad? ¿O algo más?

¿Se trata de una literatura decadente y narcisista?

¿Escribe el autor para sí? ¿A qué clase de público van destinadas estas novelas?

¿El discurso metafictivo, cuando se da, se presenta en forma de apartes (como en el caso de los novelistas ingleses) o es una preocupación central?

¿Escapatoria del realismo, coartada para rehuir las obligaciones del realismo tradicional o fuente de inspiración?

¿Puede ser el síntoma de algún tipo de agotamiento de los géneros?

John Barth escribió en su ensayo “La literatura del agotamiento”: “el autor evoca la metaficción como recurso por el cual un artista puede paradójicamente convertir lo que considera límites últimos de nuestro tiempo en material y medios para su trabajo. ¿Cuáles son los límites de la metaficción?

Lectura recomendada:

El arte de la ficción, David Lodge (apartado “La metaficción”).