Poesía (3-2016): Leer poesía: saber descifrar el reflejo del espejo

Leer poesía: saber descifrar el reflejo del espejo

 

El principio clave para enseñar la poesía es la participación. No se puede enseñar a los adolescentes, a los adultos, ni a nadie, a menos que participen en lo que están leyendo y escuchando. Esto significa que la poesía debe tener pleno conocimiento de su cultura, sus antecedentes, sus historias o anti-historias. No se debería enseñar como un canon opresivo de grandes declaraciones, sino como algo en que pueden participar y que incluso se pueden apropiar

Eavan Boland

 

Un poemario es un libro que en vez de páginas tiene espejos. Es un libro que interroga, que lanza dudas concretas y certezas volubles. Es un libro que cambia, que nunca es el mismo porque nunca son los mismos los ojos que lo leen, las manos que lo abren. Por eso cada vez leemos menos poesía. Por eso la poesía hay que buscarla para encontrarla en cualquier librería. Por eso la poesía ya no influye en las personas, no deja rastro una vez leída. Nos han enseñado la poesía pero no nos han enseñado a leer poesía. No es necesario que los estudiantes se sepan de memoria los versos de un Bécquer enamorado. Es necesario que sepan qué sentía Bécquer en sus entrañas para escribir esos versos y cómo lo expresa. En ese momento nos acercaremos a la poesía. 

 

Posibles líneas de debate

-¿Sabemos leer poesía?

-¿Nos enseñan a leer poesía?

-¿Se puede aprender a leer poesía?

-¿Es una lectura cuestionada?

Advertisements

Poesía (3-2015): Tendencias de la poesía española actual: poesía de la experiencia, poesía de la diferencia, poesía experimental

Tendencias de la poesía española actual: poesía de la experiencia, poesía de la diferencia, poesía experimental

 

«Romper la identificación con la sensibilidad que hemos heredado significa también participar en el intento de construir una sentimentalidad distinta, libre de prejuicios, exterior a la disciplina burguesa de la vida»

Luis García Montero, La otra sentimentalidad

«El poeta experimental –si es que aún le podemos llamar así– inicia su trabajo de creación y tergiversación, reescribiendo el mundo y haciendo una continua “experiencia” de los límites»

Fernando Millán y Jesús García Sánchez, De la poesía experimental a la escritura en libertad

 

A lo largo de estas sesiones se pretende ir enlazando unos temas con otros. En primer lugar se presenta el ritmo como un elemento todavía original; en segundo lugar, retomando estas disquisiciones, se piensa en el modo y los motivos de antologizar y canonizar autores en un literatura siempre a posteriori. En última instancia, recuperando aspectos comentados en las anteriores, se reflexiona sobre un ejemplo práctico: el de las últimas tendencias de la poesía española actual.

Aunque el número de críticos y de estudios se haya convertido en una lista difícil de abarcar completamente, existen, sin duda, algunas clasificaciones en las que parecen ponerse de acuerdo todos –aunque sea con matices denominativos, ya que resulta, cuando menos, discutible, hablar de nuevas sentimentalidades, reivindicar una poesía novedosa con el nombre de experiencia o emplear conceptos filosóficos complejos como diferencia a modo de cajón de sastre para poetas diametralmente alejados. Además de debatir sobre estas cuestiones y de tratar de conocer y de criticar, entre todos, los poetas canónicos de nuestros días, incluidos algunos jovencísimos poetas de ascensión fulgurante, nos plantearemos por qué en estos círculos se sigue reivindicando la originalidad, la libertad, el aperturismo y, sin embargo, la poesía experimental continúa marginada no solo en las antologías de las editoriales prestigiosas, sino en la realidad literaria española.

 

Posibles líneas de debate

¿Qué es la poesía de la experiencia y qué poetas se acogen a esta denominación? ¿Experiencia es un concepto nuevo para la poesía? ¿Existe una sentimentalidad burguesa?

¿Qué es la poesía de la diferencia? ¿Es el concepto de diferencia un cajón de sastre? ¿Qué es la poesía del silencio?

¿De qué otras tendencias (menores) se suele hablar para la poesía de las últimas décadas?

¿Se pueden considerar alguna tendencia mayoritaria en la poesía actual? ¿Y según el contexto: mundo de los recitales madrileños, editoriales independientes versus editoriales consagradas, poetas que no publican…?

¿Por qué la poesía experimental se suele quedar fuera de la mayor parte de las antologías de poesía actual?

Textos

«El mito más reciente, que proviene de una concepción postpsicológica de la conciencia, (…) el arte debe orientarse hacia el antiarte, hacia la eliminación del “sujeto” (el “objeto”, la “imagen”), hacia la sustitución de la intención por el azar, y hacia la búsqueda del silencio»

Susan Sontag, Estilos radicales.

«La elección del silencio por quienes mejor pueden hablar es, me parece, históricamente reciente»

George Steiner, Lenguaje y Silencio.

Poesía (1-2015): Ritmando acciones (aún)

Ritmando acciones (aún)

«La frase poética es tiempo vivo, concreto: es ritmo, tiempo original, perpetuamente recreándose»

Octavio Paz, El arco y la lira

«Ama tu ritmo y ritma tus acciones»

Rubén Darío, Prosas profanas

Resulta necesario preguntarse qué ha sucedido en el último siglo y medio para que el componente rítmico de la poesía haya sido rechazado e incluso denostado por un gran número de poetas. Más, si cabe, porque en muchos de los mitos la poesía nace a la par o es hija de la música, disciplina artística que, si bien ha tenido sus propios desarrollos radicales, hasta cierto punto arrítmicos, como el dodecafonismo u otros experimentos vanguardistas, conserva por regla general el establecimiento de un mapa rítmico, denominado partitura.

En esta tertulia quisiéramos reflexionar sobre las razones que han llevado a esta situación en la cual todo poema con un tempo acentual más o menos regular es sentido por muchos como anticuado, y tratar de poner sobre la mesa la ineludible actualidad del ritmo, incluso en los versolibristas más radicales de la vanguardia, o en algunos jóvenes transgresores de nuestros días. Pues, para muchos otros, el ritmo supone el corazón neurálgico del verso, el único impulso inicial, el medio, junto con la imagen, para trascender la realidad hasta poder entroncar la poesía, pitagóricamente, con el cosmos, o, simplemente, la prueba de fuego para poder llegar a escribir un buen verso libre (y la prueba son Mallarmé, Pessoa o Juan Ramón Jiménez).

Posibles líneas de debate

¿Constituye el ritmo el origen de la poesía? ¿Fue antes la poesía o la música?

¿Por qué hay quien piensa que el verso libre no tiene ritmo?

¿Por qué los textos con un ritmo regular los siente envejecidos un lector actual?

¿Ha dejado de ser el ritmo el núcleo de la creación en la poesía contemporánea? ¿Son los mejores versolibristas primeramente poetas regulares?

¿Puede haber ritmo en la poesía experimental?

Textos

«El salto anárquico de la alegría se convierte en danza; los gestos desordenados, en graciosa mímica, llena de armonía; se despliegan los confusos sonidos de la sensación, empiezan a obedecer al compás y se inclinan al canto»

C. F. Schiller, Carta XXVII, Cartas sobre la educación estética del hombre.

«¿Quién de nosotros no ha soñado, en sus días ambiciosos, con el milagro de una prosa poética, musical, sin ritmo ni rima, lo suficientemente flexible y dura como para adaptarse a los movimientos líricos del alma, a las ondulaciones del ensueño y a los sobresaltos de la conciencia?»

Charles Baudelaire, Pequeños poemas en prosa.

Poesía (5): Las mil caras del yo

Las mil caras del yo

Reflexiones sobre la poesía fragmentaria

“Hay que ponerle pruebas al infinito,

para ver si resiste”.

-Roberto Juarroz

“A veces, mi vida abría los ojos en la oscuridad.

Una sensación como de multitudes ciegas e inquietas,

que pasan por las calles camino de un milagro,

mientras yo, invisible, permanecía inmóvil”.

-Tomas Tranströmer

Siempre han existido muchas caras, muchas máscaras, múltiples perspectivas. Hoy en día, con la globalización y la internet, estas multiplicidades se han hecho más sencillas, más obvias, más comunes. El tema del doble tiene una larga tradición literaria, pero hoy en día solo un doble nos parece poco.

Nos desdoblamos constantemente no solo al escribir literatura sino al tomar nuestro teléfono móvil, al relacionarnos. La escritura de nuestro tiempo parece ser fragmentaria, ecléctica, tomando de muchos lugares cuestiones diferentes y permitiéndose no tener que buscar una sola voz sino la infinita variedad de múltiples rostros superficiales que, quizás, solo son fragmentos.

Posibles líneas de debate:

¿Realmente hemos trascendido la identidad doble hacia una identidad múltiple, hacia una actitud polifacética cotidiana?

¿Cómo vemos los heterónimos y qué plantean estos en el discurso de muchos escritores, como por ejemplo Pessoa?

¿De qué habla una poesía de mil caras? ¿Sigue siendo pertinente el yo? ¿Nosotros, vosotros, ellos?

Aceptamos el eclecticismo como absoluta señal de nuestros tiempos. ¿Sabemos algo, lo sabemos todo, no sabemos nada?

¿Existe algo debajo de tantas caras y máscaras con las que plasmamos nuestra fragmentariedad literaria, sigue habiendo una voz predominante, un hilo conductor, un estilo definido o definible?

Textos:

“La literatura moderna, en gran medida, se dedica a una observación atrevida y abierta de las figuraciones enfermamente rotas que abundan frente a nosotros, alrededor de nosotros, y dentro.”

“Para devolver la vida a las imágenes, uno debe buscar, no aplicaciones interesantes en asuntos modernos, sino pistas iluminadoras del pasado inspirado. Cuando estas se encuentran, vastas áreas de una iconografía medio muerta revelan nuevamente su permanente sentido humano.”

Campbell, Joseph. El héroe de las mil caras.

“El tema del doble está íntimamente ligado con una teoría semántica que, en mi opinión, proporciona un marco de trabajo sumamente estimulante para el estudio de la ficción: la semántica de los mundos posibles. El tema del doble debió de haber sido inventado por una mente kripkeana, ya que expresa la idea básica del modelo de los mundos posibles: cuando pensamos o hablamos sobre un individuo, no lo hacemos únicamente sobre su existencia real, sino también sobre todas las posibles trayectorias de vida que él o ella podría seguir o que pudiese haber seguido. La semántica de los mundos posibles es una teoría de razonamiento e imaginación que asigna innumerables dobles a cada individuo.”

Molina Foix, Juan Antonio. Alter ego. Cuentos de dobles (Antologia).

Documentos complementarios para el segundo debate de poesía

Estos textos breves esperan servir para encauzar el comienzo del debate hacia las líneas que se comentan en la descripción general.

 

¿Hay otra cosa que no sea nuestra intimidad?

Martes 25/11/2014. 20:00h

Duración aproximada: 1 hora

 

Archivos:

http://elpais.com/diario/2009/03/24/sociedad/1237849201_850215.html. Reportaje sobre extimidad e intimidad.

http://trazosdelamemoria.wordpress.com/2011/12/08/18-ars-poetica/. Poema “Ars poética” de Rafael Cadenas.

 

Documentos complementarios para el primer debate de poesía

Estos documentos son complementarios y breves, y esperan servir para encauzar el comienzo del debate hacia las líneas que se comentan en la descripción general.

La inmediatez del poema

Martes 11/11/2014. 20:00h

Duración aproximada: 1 hora

Archivos:

Ensayo de Hanni Ossott, Cómo leer la poesía

Fragmentos de la Introducción a The best American Poetry 1991, por Mark Strand

La poesía estalla en las redes, artículo escrito por Andrea Aguilar (web)

“Los mejores poetas están últimamente en Twitter”, artículo escrito por Carlos Pérez de Ziriza (web)

Poesía (3): ¿cómo se puede escribir poesía hoy?

¿Cómo se puede escribir poesía hoy?

Rastros y señas de la escritura en nuestros tiempos

“No es posible escribir sin miedo, no basta tener una conciencia tranquila y una habilidad en el manejo perfecto de la lengua”

-Juan Carlos Santaella

“Yo adolezco de una generación ilustre; amo el dolor, la belleza, la crueldad”

-José Antonio Ramos Sucre

Leemos a escritores de otros tiempos, leemos una extensa tradición y en ella nos fundamos para escribir las palabras de nuestros días, pero también hemos de escribir sobre nuestra contemporaneidad, con rasgos particulares que señalen nuestro tiempo, aunque contengan en sí mismos aspectos atemporales. Más allá de la posmodernidad, ¿Cómo se escribe en nuestros días? ¿Qué características le dan forma a la escritura actual? ¿Cómo serán los poemas que sean publicados en unos años? ¿Qué dirá el tiempo sobre las primeras décadas del siglo XXI, qué dirán ellas sobre sí mismas?

Posibles líneas de debate:

¿Cómo tienden a ser la estructura, el ritmo y las imágenes contemporáneamente? ¿Por qué?

¿Existe algo similar a una generación conformándose hoy en día en España? ¿En otros lugares?

¿Cuáles son las diversas líneas de escritura que siguen los poetas jóvenes y viejos publicados recientemente?

¿Se ha perdido el miedo de publicar, de escribir, de compartir, o hay una conciencia de lo que se escribe?

¿Cuáles son los temas sobre los que podría o debería escribir la poesía contemporánea? ¿De qué maneras?

Poesía (1): la inmediatez del poema

La inmediatez del poema

La poesía en la era digital

 

“Oír la lectura de un poema, al igual que leerlo, es distinto a otros encuentros con el lenguaje. Nada nos prepara para la poesía”

-Mark Strand

“La poesía tiene una duración, un tiempo, un cuajar en nuestra alma que nada tienen que ver con nuestras decisiones. El lector de poesía debe ser ante todo un lector humilde, pasivo, receptor de riqueza”

-Hanni Ossott

 

Podríamos pensar que la poesía tiene la facultad, cuando es certera, de atravesar todas nuestras barreras y llegar directamente a aquello que hay más profundo en nosotros. Lo cierto es que, sin embargo, requiere también una disposición particular, un estar en el mundo, “un cuajar en nuestra alma”. En esta época de inmediatez y prontitud, ¿hay espacio todavía para esta poesía que requiere pausa, sosiego, reflexión? Por otro lado, son muchos los escritores de poesía que se ven impelidos a compartir sus textos en todas sus redes sociales online y offline como algo que “acaban de escribir” sin darle su debida calma, sin editar, sin pensar sobre lo que escriben.

Posibles líneas de debate:

 

¿Cómo leemos poesía? ¿Qué vemos, qué buscamos, qué esperamos?

¿Poetas en twitter, versos sueltos, palabras poéticas? ¿Qué nos dice la brevedad?

Las notas en Facebook: ¿Se usan todavía? ¿Compartir un poema recién escrito con todos los amigos? ¿Es una buena idea?

¿Existe la poesía inmediata? Poemas automáticos, poemas inspirados, poemas rimados.

El poema como ejercicio de la lentitud, ¿detenerse a leer es ir contracorriente?