Poesía (4): ¿Qué es poesía, dices? La escritura que se queda sin palabras

¿Qué es poesía, dices?

La escritura que se queda sin palabras


¿Qué es poesía?, dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul.

¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?

Poesía… eres tú.”

-Gustavo Adolfo Bécquer

Con diez cañones por banda,

viento en popa a toda vela,

no corta el mar, sino vuela

un velero bergantín.”

-José de Espronceda

Parece que la poesía pierde terreno a cada momento. En cualquier ocasión pensamos que cada vez menos cosas pueden considerarse poesía, o lo contrario: que todo puede serlo.

La opinión general sobre lo que puede considerarse un poema suele ser acotada, sucinta, adscrita a un período histórico o a un escritor (o cantautor) que se ve como poeta.

¿Bukowski es poesía? ¿Bécquer es poesía? ¿Homero es poesía? El verso ya no categoriza a un texto como poético, ni la rima, ni otros aspectos que han cambiado con el tiempo. ¿Qué es lo poético? Indaguemos y debatamos sobre por qué lo poético es, aparentemente, tan difícil de asir y tan fácil de despreciar.

Posibles líneas de debate:

La figura del poeta romántico y la poesía romántica como modelo a seguir.

La figura del poeta borracho, la influencia del maldito y del poeta americano.

El verso y la prosa, la rima, la métrica y el abandono de todo.

La inasible y etérea cualidad de lo poético en el lenguaje.

La escritura social, política y comprometida; la escritura inmediata; la escritura que toma tiempo.

Textos:

“Pregunta usted si sus versos son buenos. Me lo pregunta a mí. Antes se lo ha preguntado a otros. Los envía a las revistas. Los compara con otros poemas, y se inquieta cuando en ciertas redacciones rechazan sus ensayos. Ahora (ya que usted me ha permitido aconsejarle), le ruego que abandone todo eso.”

Rilke, Rainer María. Cartas a un joven poeta. Primera carta.

“El poeta no se afana para que de las cosas que hay, unas sean, y otras no lleguen a este privilegio, sino que trabaja para que todo lo que hay y lo que no hay, llegue a ser. El poeta no teme a la nada. (…) El poeta es, sí, inmoral.”

Zambrano, María. Filosofía y poesía.

Advertisements