Poesía (2-2016): Escuchar poesía: canción y poema, el caso Brassens

Escuchar poesía: canción y poema, el caso Brassens

 

Mis melodías dependen, siempre, de las letras

Georges Brassens

La poesía huye, a veces, de los libros para anidar extramuros, en la calle, en el silencio, en los sueños, en la piel, en los escombros, incluso en la basura

Joaquín Sabina

 

Georges Brassens es un cantautor francés que consiguió la cuadratura del círculo. Sus canciones alcanzaron una popularidad tan alta como la crítica positiva de las mismas. Vendió millones de discos y consiguió el Premio Nacional de Poesía en 1967, por sus canciones. En el 35 aniversario de su muerte, Brassens nos pone en bandeja un debate abierto no sin contradicciones. El propio Brassens jamás se llamó poeta pero (casi) nadie dudó en tratarlo como tal. Hoy en día, canción y poema parecen caminos paralelos que raramente se tocan. O quizás no. 

 

Posibles líneas de debate

-¿La canción es poesía? ¿Siempre? ¿Cuándo es o no poesía una canción?

-¿La popularidad quita valor poético a las canciones?

-¿Se pueden conseguir las dos cosas?

-¿Cuál fue el secreto de Georges Brassens?

-¿La canción es un arte menor que la poesía?

Advertisements